Adiós a los besos a distancia

Adiós a los besos a distancia: el dispositivo chino que imita unos labios reales

Los investigadores han puesto solución a uno de los principales problemas de las relaciones a distancia

Sandra Escobar

Uno de los impedimentos más duros de afrontar cuando mantienes una relación a distancia es el de la ausencia de contacto físico, esa necesidad de poder tener cerca a tu pareja, más allá incluso del plano sexual. Pero, ¿imaginas que hubiera una forma de poder llenar ese vacío con besos? No hace falta esperar mucho para saber la respuesta.

Un ejemplo claro de a qué nos referimos se encuentra en uno de los episodios de la afamada serie estadounidense The Big Bang Theory, protagonizada por el estrambótico Sheldon Cooper, la alocada Penny y el ‘cerebrito de Leonard. En uno de sus episodios, Leonard expresa a sus amigos su preocupación ante la falta de intimidad con su novia, Priya.

Para solucionarlo, Howard Wolowitz le propone probar su ‘máquina de besos’, una especia de robot coronado por unos labios siliconados que inspiran de todo menos confianza. Pero le enseña cómo utilizarlo y parece funcionar a la perfección, aunque sea algo raro.


En ese momento, Leonard mira un tanto asqueado la ‘prueba’ entre Wolowitz y Rajesh Koothrappali, y lo rechaza con rotundidad. Quién iba a imaginar que pocos años más tarde, ese invento se haría realidad…

Así funciona la ‘máquina de besos’

Unos investigadores chinos han tratado de poner solución al habitual problema del contacto que suele suponer un obstáculo en las relaciones a distancia. Este equipo de mentes brillantes ha salido concretamente de una universidad ubicada en Jiangsu, en el oeste del país.

Desde el medio Global Times lo definen de la forma más literal, una ‘máquina de besos’ que simula una boca humana y está hecha con silicona. El objetivo de este dispositivo es que al ser utilizado, tanto el tacto, como la temperatura o la forma sean lo más parecido a un beso real.

Pero, ¿cómo funciona exactamente? Se trata de una máquina que se activa mediante bluetooth; pero antes es necesario descargarse una aplicación en el móvil y conectarlo con este invento. Para que se ponga en marcha, ambas personas implicadas tienen que estar conectadas a través de una videollamada.

Como era de esperar, esta particular máquina no es gratuita y, para hacerse con ella, hay que pagar; aunque su precio no es para nada elevado. Según han informado los medios su precio se encuentra en 288 yuanes, es decir, unos 40 euros; pero solo se vende, de momento, en la plataforma china Taobao.

Con esta máquina, las parejas separadas por los kilómetros podrán volver a sentir esa caricia de la otra persona, porque, además, el dispositivo imita los movimientos exactos que está haciendo la otra persona.; incluso la presión de sus labios.

«Besar es la forma de expresión más directa y universal de intimidad y afecto», alegó EmmaYann Zhang, una de las impulsoras de este proyecto, en el pasado año 2016 cuando presentaron esta máquina por primera vez en un congreso internacional.