Intoxicaciones, el mayor riesgo de las freidoras de aire

Debemos ser muy cuidadosos con su limpieza para evitar intoxicaciones

Ana Más

Seguramente hayas oído hablar ya hace tiempo de los beneficios de cocinar con freidora de aire. El más conocido es que nos permite cocinar deliciosos platos con muchísimo menos aceite. Se trata de freidoras que combinan la función de grill con la de aire caliente circulando a gran velocidad, logrando así un efecto similar al de un horno pero con un gasto menor de energía y tiempo.

Una forma de cocinar y comer más sano, ya que necesita muy poco aceite para funcionar, pero con la que debemos tener cuidado a la hora de limpiarlas. Y es que si no lo hacemos escrupulosamente nos arriesgamos a contraer alguna que otra intoxicación.

Y es que la higiene es algo fundamental no solo con las freidoras de aire, sino con la cocina en general, y no solo en las cocinas profesionales sino también en las de nuestra casa.


Cómo limpiar tu freidora de aire

Y es que uno de los mayores riesgos de este tipo de electrodomésticos es el de las intoxicaciones alimentarias y por eso es tan importante limpiarlas de manera adecuada cuando terminemos de utilizarlas y evitar sobre todo que se acumulen dentro restos de comida o suciedad dónde luego puedan crecer los microorganismos y bacterias.

Para ello es importante seguir una serie de pasos a la hora de limpiarla. Lo primero es apagar la freidora, luego retirar con papel absorbente para cocina o un paño húmedo todos los restos de grasa o comida que hayan quedado pegados dentro.

A continuación, con ayuda de agua y jabón caliente, limpiar bien cada una de sus partes, insistiendo en aquellas que estén más en contacto con los alimentos. Por último, dejarla secar. Termina limpiándola por fuera y cuando las piezas estén secas móntala de nuevo.

Y ten en cuenta que hay determinados alimentos que no podemos cocinar en ella, como las sopas, salsas o cremas, ya que el líquido puede averiarlas, además de dificultar precisamente su limpieza posterior. Algo que podemos aplicar en general a cualquier alimento que necesite agua para cocinarse.

MÁS SOBRE: