Pablo López

Pablo López se sincera sobre su madre: “No le he cantado en la vida, jamás”

El malagueño ha asistido como invitado al programa de Las Tres Puertas presentado por María Casado

Carmen Álvarez
Archivado en: Pablo López  •  

Uno de los invitados estrella a la segunda edición del programa Las Tres Puertas ha sido Pablo López. El malagueño ha acudido como invitado a las entrevistas que realiza la periodista, María Casado. Durante la conversación ha habido tiempo para todo: para reírse, compartir algunos de los secretos más íntimos del artista y hasta para emocionarse.

López ha hablado en esa entrevista sobre algunos de los momentos más oscuros que se esconden cuando se llega a la a la fama. «¿Hay mucha soledad cuando uno llega a lo más alto?«, le preguntaba la periodista. «No hay mucha soledad, pero es posible que haga frío. Si te quedas solo, igual necesitas una rebequita de más. El otro día estaba en un sitio, respirando por primera vez en mucho tiempo, sin pensar en nada, y me di cuenta de que queda mucha montaña que subir cada día», reconocía el artista.

«Yo cada día estoy empezando. No es una frase hecha, María. Estarás harta de escucharla aquí, pero es verdad. Miro, abrumado, mis vídeos en Youtube y, no sé si esto es bueno, que me lo diga un psicólogo, pero me veo como desde fuera. Digo: ‘¿Y este?‘», le comenta López a Casado.


Y volviendo al pasado del artista, el de Fuengirola ha contado en las entrevista todas aquellas cosas que anhela antes de convertirse en un rostro conocido. «Es que antes tocaba en el bar directamente, estaba  todo hecho, te bajabas del escenario y era un cambio radical, el camerino era una barra, eso era maravilloso». 

Posteriormente, López resaltó la magia de formar parte de grupos más pequeños: «La gente dice ‘¿cómo es tocar para mucha gente?’. No, cómo es tocar para dos, eso es mucho más complicado, Ese cruce de miradas tan directo, ese aliento, te hace que el tiempo trascurra más lento pero te hace aprender muchísimo y valorar muchísimas cosas«. 

Pablo López habla sobre lo que supone para él que su madre lo escuche cantar

Uno de los momentos más emotivos de la noche llegó cuando Pablo le confesaba a la catalana que había una persona a la que nunca se había atrevido a cantarle: «Yo a mi madre no le he cantado en la vida, jamás», reconocía el intérprete«.

El motivo por el no lo hace, según revela es el siguiente: «Da la sensación como si me estuviera desnudando constantemente».

Habla de la soledad como artista: «No sabía quién era yo realmente, o no quería asumir quién era yo»

Tras esas declaraciones, Casado le ha querido pregunta sobre lo que siente cuando en algún momento dudas de ti mismo: «¿Te ha faltado la fe en ti mismo alguna vez?».

 

 A lo que el artista se ha abierto en canal y le ha respondido desde la absoluta sinceridad: «Yo creo que sí. O, más que faltarme fe, peor. No sabía quién era yo realmente, o no quería asumir quién era yo. No podía creer la suerte que tenía de tener dos patas, de poder caminar hacia delante en la vida, de poder hablar con las personas«.

«De tener salud para ver envejecer todo lo que tengo alrededor de una manera preciosa. Entonces, básicamente, no estaba valorando bien las cosas de la vida», reconocía Pablo Lopez.

 

 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO