Alejandro Sanz con Pepe Mujica

Se conocen, por fin: Alejandro Sanz y Pepe Mujica en videollamada

El expresidente uruguayo anunció hace unas semanas que sufre cáncer de esófago

Lola Rabal

Este domingo, se llevó a cabo por fin el encuentro que ya sabíamos que iba a emocionarnos. De forma virtual se vieron el expresidente uruguayo Pepe Mujica y Alejandro Sanz. A raíz del diagnóstico de cáncer de esófago de Mujica, anunciado el pasado abril, y el tuit de ánimo al político por parte de Sanz, se ha organizado esta videollamada.

El que fue presidente de Uruguay entre 2010 y 2015, saludó a Sanz con su característico estilo poético: «Es un gusto conocerte, poderte saludar a la distancia. Darte un abrazo. Este mundo, sin pájaros y sin trovadores, no valdría la pena vivirlo». Con lágrimas en los ojos, la admiración se hacía notar. «Es un gusto para mí saludarte. De verdad que me he sentido conmovido muchas veces por tus palabras y por tu forma de comunicarte. Incluso las ideas más certeras, si no llevan un poco de emoción y de poesía, se explican peor», expresó el cantante, agradeciendo la influencia de Mujica en su pensamiento.

El diálogo continuó con un intercambio de reconocimientos sobre la importancia de la emoción en la vida humana. Mujica invitó a Alejandro a reflexionar desde el principio de la videollamada: «A veces nos olvidamos, pero los sapiens somos animales profundamente emotivos, que aprendieron a pensar, pero primero son pura emoción. La emoción es el camino más corto para arreglarnos la vida en las cuestiones elementales. Estamos planificados para eso».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pepe Mujica (@pepe.mujicaok)

«Tú siempre has tenido una facilidad para explicar las cosas increíble, y para tocar los corazones de todo el mundo». Aunque la llamada duró mucho más de lo que pudimos presenciar con este clip, el cantautor terminaba diciend0: «Yo me he equivocado más veces con la cabeza que con el corazón».

Qué problemas de salud ha padecido Pepe Mujica

En octubre de 2020, en pleno COVID-19, Mujica anunció su retiro definitivo de la política en una emotiva sesión del Senado uruguayo. Explicó que la decisión se debía tanto a su avanzada edad como a una enfermedad inmunológica crónica que padece desde hace más de dos décadas. Esta condición, que afecta su sistema inmunitario y sus riñones, lo coloca en una situación de alto riesgo frente al virus: «Sinceramente me voy porque me está echando la pandemia. Ser senador significa hablar con gente y andar por todos lados. El partido no se juega en los despachos».

Mujica se ha enfrentado varios problemas de salud. En noviembre de 2012, mientras ocupaba la presidencia, un coágulo en una vena de su pierna derecha le obligó a cancelar un viaje a España. Tras una ecografía, se determinó que sufría de un compromiso venoso crónico, resultado de antiguas lesiones venosas. Además, Mujica sufre las consecuencias de las torturas sufridas durante su tiempo como preso político en la dictadura militar uruguaya. Pasó 15 años en prisión, donde paso largos periodos atado con alambres y la falta de acceso a condiciones básicas de higiene.