Dani Martin, un hombre de recursos

Virginia Parra
Archivado en: Dani Martín  •  

El pasado jueves, 13 de noviembre, Dani Martín daba un concierto en el auditorio del Teatro Santa Rosa de Lima.

Todo comenzó a oscuras cuando una voz en off invitaba a los asistentes a guardar sus móviles y alejarse por unas horas de las redes sociales para así disfrutar al 100% de la actuación, a continuación un grupo de músicos comenzaban a tocar a la par que se encendían las luces y Dani Martín aparecía en escena.

Durante la actuación del telonero, Leo Prodz se comenzaron a producir fallos en la iluminación, y tras la actuación de Leo los asistentes tuvieron que tener 20 minutos de paciencia para ver a su ídolo sobre las tablas.


Dani Martin

El madrileño iniciaba el repertorio con ‘Emocional’ uno de los singles de su segundo disco de estudio ‘Dani Martín’. Le siguieron ‘Un millón de luces’ y ‘Mi teatro’ canciones incluidas en su actual proyecto, a partir de este punto los asistentes comenzaban mostrar su entusiasmo y se empezaron acercar a la tarima para corear la canción.

A raíz de esto, el cantante comenzaba agrupar canciones de ‘Pequeño’ y ‘Dani Martín’. Dentro del repertorio incluyó también éxitos de su vieja banda El canto del Loco, con la que consiguieron más de 2 millones de álbumes vendidos.

Eres tonto’ desató la euforia entre los asistentes mientras el cantante besaba dos de las mejillas de sus músicos. Le siguieron ‘Caminar’, ‘Mira la vida’ y ‘Mi lamento’.

Sin embargo no todo fue sobre ruedas cuando comenzaba a cantar ‘Beatles y Stones’ una de las cornetas emitía un ruido molesto. «Algo está sonando mal aquí, no queremos que nada suene mal. Vamos a arreglarlo«, pidió el artista y bromeó a capela con los asistentes.

«Se me han acabado las anécdotas«, agregó al rato. Los técnicos le dieron una señal para que continuara con el show, pero el incidente se volvió a repetir y debió parar la canción una vez más. «Vamos a retirarnos cinco minutos mientras solucionan el problema«, dijo esta vez disimulando su incomodidad.

Dani a sus 37 años sigue despertando pasiones entre adolescentes y mujeres maduras, quienes no pararon de gritarle declaraciones de amor y halagos durante todo el concierto.

En esta ocasión los músicos jugaron un papel fundamental. Se desplazaban por todos los rincones del escenario animando a los asistentes con su buen humor y picardía. Cerró el espectáculo con ‘Cero’. «Volveré pronto, lo prometo«, se despidió Dani.