Rumores y mitos que todos creímos en los 90

Redacción Cadena Dial
Archivado en: Amaia Montero  •   Amaral  •   La Oreja de Van Gogh  •   Miguel Bosé  •   Paulina Rubio  •   Ricky Martin  •   Thalia  •  

¿Sigues creyendo aquello de la sorpresa de Ricky Martin a una fan aficionada a la mermelada? Rumorología extensa y localizada en una década, en la de los 90, en la que fueron muchos los artistas que se vieron envueltos en rumores.

Dimes y diretes que aún hoy siguen sin despejar. Probablemente si lees unos cuantos ejemplos te darás cuenta de que puede que seas un auténtico iluso.

Iluso, ¿o no …?

… Veamos: ¿Creíste que el príncipe Harry, hijo de Lady Di, no era realmente hijo de su padre, sino que lo era de James Hewitt? Lo grave no es que la respuesta haya sido afirmativa; lo preocupante sería que a estas alturas aún lo siguieras creyendo.


vía GIPHY

En aquellos años poco o nada sabíamos de ese tipo de camas más allá de que Walt Disney descansaba eternamente en otra extraña cabina, pero esta de congelación. Concretamente de criogenización.

Mitos, rumores, falsedades que corrían como la pólvora tal y como sigue ocurriendo hoy en día, pero sin la posibilidad de desmentidos instantáneos a través de Twitter, Facebook o Instagram. ¿Cuánto habría dado Thalia por poder desmentir su extirpación de dos costillas flotantes?

Otro tema que sin duda hubiera generado muchos memes es el rumor de que Karmele Marchante era la madre de la cantante de Amaral. Suponemos que alguien les encontró el parecido y el rumor se extendió.

Vayamos al grano y veamos cuántos rumores sigues creyendo

Vamos a empezar por nuestra archiconocida Ana Obregón, y es que, apareció la noticia de que, durante un vuelo a Estados Unidos, debido a la pérdida de presión del vuelo, le explotó uno de sus implantes de pecho.

¿Recuerdas qué decían que ocurría si escuchabas las canciones al revés o si pronunciabas el nombre de Carrie diez veces delante del espejo? No nos digas que lo hiciste y si lo haces, no nos vas a sorprender. Gran parte de los adolescentes de aquella época también lo hicieron, muertos de miedo eso seguro.

¡Qué más da! Está comprobado que no seríamos unos auténticos noventeros de no haber hecho eso o de no haber pensado que en el año 2000 se acabaría el mundo.

Diecisiete años después aquí seguimos probablemente cuando no reconoceríamos el tremendo nudo en el estómago durante las campanadas del cambio de siglo.

Falsas muertes, la droga en todas partes y extrañas resurrecciones

Hielos con droga en las copas de las discotecas; muertes prematuras de algunos jóvenes actores de la época que estaban vivos y coleando, por no decir que Anne Igartiburu fue clasificada de hermafrodita por el simple hecho de que no podía ser madre de un modo natural.

¿Qué decir del rumor que aseguraba que Marisa Tomei recibió un Oscar por error? ¿Creíste la de que Miguel Bosé había muerto de SIDA? Estos rumores son un poco más serios, por lo que aquellas personas que se dedican a difamarlos podrían tener un poquito de tacto, ¿no creéis?

Romances inventados e increíbles, aguas infectadas, mitos en torno a las drogas como los tatus de mentira o las calcomanías, virus en los cines o frases sacadas de contexto que se quedaron para el recuerdo y que nunca fueron pronunciadas.

Otra cosa que nos dejó bastante descolocados en esta época es que, al Amaia Montero desprenderse del grupo musical La Oreja de Van Gogh, su sustituta iba a ser la mismísima Paulina Rubio. No encaja mucho, ¿no?

No sabemos a ti, pero a nosotros en cualquier caso nos encantan los rumores sobre nosotros. Es la única manera de enterarse de cosas que ni sabíamos que habíamos hecho, aunque bien es cierto que en el caso de algunos famosos pueden llegar a denigrar bastante su imagen al exterior.