Estilo de vida

Juegos divertidos para hacer con tus hijos fuera de casa

25/04/2018, a las 06:54


La era de la digitalización lo ha cambiado todo, hasta la manera de educar a nuestros hijos. Pero hay tradiciones que no deben perderse. La tortilla de patata casera le da mil vueltas a esa que compras en el supermercado cuando no tienes ganas de cocinar. Pues lo mismo pasa con los juegos infantiles. Las nuevas tecnologías te ofrecen cientos de aplicaciones para satisfacer su curiosidad, pero respirar aire puro está a otro nivel.

La diversión fuera de casa es la Carolina Marín de los planes para niños: no tiene rival. Acudir a la bolera con tu pequeño, columpiarlo en el parque, pasear juntos con la bici, ir a la piscina… Sacarlo del sofá y lograr que abandone los videojuegos durante un rato es posible con estos métodos. Aunque te contamos otras alternativas que recrearán el ambiente de tu infancia y harán feliz a tu hijo.

A la carrera

1. Carrera de globos

Ingredientes: cucharones, globos de agua y agilidad a raudales. Seguir los pasos de esta receta resulta más sencillo que freír un huevo. Depositad el globo lleno en el utensilio de cocina ¡y a correr como si no hubiera un mañana! Te mojarás, claro que sí, pero te considerarás afortunado si el sol aprieta.

2. Relevos

Bruno Hortelano, Ruth Beitia… ¡Quién sabe si los participantes serán algún día tan grandes como ellos! Este juego no solo sirve para hacer ejercicio. Además, fomenta el trabajo en equipo, mejora las relaciones personales y refrenda esta máxima: sudar tiene recompensa.

3. Saltar a la comba

La música es terapéutica. Si encima va acompañada de un divertido juego, ¿qué más puedes pedir? Recuerda esas canciones que tarareabas cuando saltabas a la comba y repítelas para ellos. Puedes intercalar esta actividad con otro clásico: bailar el aro.

4. La silla

No eras el más avispado en este entretenimiento, pero te encantaba. Nunca es tarde para recuperarlo. Coloca las sillas en círculo, que suene la música y que todos encuentren la suya antes de que se detenga la canción. ¿Te quedarás fuera de nuevo?

5. La gallinita ciega

Tápate los ojos y deja que tus hijos te troleen un poquito. No verás nada, pero no dejarás de escuchar carcajadas. Tendrás que atrapar a alguno y averiguar de quién se trata. ¿Serás capaz?

Cerebro, coordinación y audacia

6. Apalabrados gigante

Elabora letras gigantes con cartulina y convierte el césped en tu tablero. Movimiento, imaginación y fomento del lenguaje. Lograrás tres propósitos con un solo pasatiempo.

7. La rayuela

Solo necesitas una tiza y una piedra. Pinta en el suelo recuadros del uno al diez y lanza la piedra. Las instrucciones son muy sencillas: salta apoyando una o dos piernas según el diagrama, sorteando la piedra. Recógela a la vuelta.

8. Las estatuas

Pon música de nuevo y que todos bailen. Párala y deberán permanecer quietos. El que se mueva primero, pierde. Divertido, ¿no?

9. La búsqueda del tesoro

Propón juegos en cadena, escondiendo las pistas. El emplazamiento debe ser un parque amplio. Estudia cada recoveco (árboles, bancos, columpios…) y elabora enigmas sesudos para hallar el tesoro. ¡Que se expriman el cerebro!

10. El escondite

¿Hace falta explicar de qué se trata? Cuenta hasta cien (puedes saltarte algún número, tampoco es una trampa escandalosa) y empieza a buscar a los astutos participantes.

Con cualquiera de estas propuestas conseguirás tres triunfos. Por un lado, que tus niños abandonen durante unas horas la consola y el ordenador. En segundo lugar, incentivar su curiosidad e inocularles el dulce veneno del gusto por el deporte. Por último, también tendrás tu premio: viajarás a tu infancia. Total, que la tarde empezará y acabará con una sonrisa. ¿Conoces un plan mejor?

 

También te va a interesar:

Trucos para viajar con niños

¿Chillas a tus hijos? La solución la tiene un rinoceronte naranja

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana