La Oreja de Van Gogh nos muestra los peligros de la profesión

Noelia Bertol
Archivado en: Amaia Montero  •   La Oreja de Van Gogh  •  

Si bien ser músico, famoso y de éxito tiene numerosos beneficios, La Oreja de Van Gogh se encarga de demostrarnos que no todo son alegrías en esta profesión. Estar sobre los escenarios es estar elevado, pero el peligro no está en que desde allí seas la diana de objetos que con buenas intenciones lanzan los seguidores, sino exponerse a infinitas caídas.

Quién nos iba a decir a nosotros que subir y bajar escaletas constantemente iba a albergar tanto peligro. Vecinos de un cuarto sin ascensor ¡os compadecemos!

Una profesión de riesgo

 

Subir y bajar escaleras, tropezar con los restos que quedan en la sala tras un concierto… Jamás imaginamos que los artistas estuvieran expuestos a tanto peligro.

La banda nos ha dejado unas divertidas fotos tras uno de los conciertos ofrecidos con El planeta imaginario Tour en Argentina.

Músico, profesión de riesgo. #elplanetaimaginariotour

Una publicación compartida de La Oreja de Van Gogh – Oficial (@laorejadevangogh) el

Latinoamérica, nido de lágrimas

 

Argentina ha sido el hogar de la banda durante las últimas semanas. El planeta imaginario ha dejado de estar figurado en la mente para convertirse en una realidad compartida con un público que les ha dado mucho. Sobre todo, lágrimas. 

«Son nuestra patria sin fronteras, esa que no distingue colores en el mapa. Como escribe Elvira Sastre “…uno es de donde llora…” y nosotros en Latinoamérica, lo hemos llorado todo», ha confesado el grupo a través de su cuenta de Instagram.

De celebración

 

Es una de las bandas más sólidas del panorama musical español, y lleva más de dos décadas regalándonos su música. El pasado 18 de mayo se cumplieron 20 años del nacimiento de Dile al sol, el primer disco del grupo con Amaia Montero como vocalista.

Caracterizados por «frescura, falta de oficio y mucho morro», siguieron los consejos del novelista Albert Camus y aprovecharon cada oportunidad que se les presentó.

La Oreja de Van Gogh es una banda veterana y, sin embargo, sigue aprendiendo de la música como si aún fuera 18 de mayo del año 1998. 

Si te gusta esto, también te va a interesar:

La artista que hizo llorar a Leire, de La Oreja de Van Gogh

Una separación golpea a La Oreja de Van Gogh