Todo esto es lo que nos hace odiar los lunes

Redacción Cadena Dial

«Salvo que al fin de semana, sigue un lunes otra vez» cantaba el inmenso Santiago Auserón en el tema A cara o cruz de Radio Futura. Lo que está claro es que el lunes hay que comenzarlo con optimismo, aunque no tengas ganas de nada tras un intenso fin de semana.

El problema empieza el domingo

«¡Que ya no tienes 18 años!» Es el grito de batalla de tu pareja, de tus amigos, de tu madre y de todo el que se cruza contigo. Has perdido energía, ya no aguantas el ritmo de la noche y el domingo te levantas a eso de las dos de la tarde para tomarte la socorrida paella y vegetar entre películas basadas en hechos reales y suplementos dominicales.

No te preocupes, lo que te pasa es completamente normal. Tanto que se han hecho varios estudios al respecto que certifican que lo malo del domingo es el temor a la mañana del lunes.


Motivos para odiar los lunes

Hasta las cadenas de televisión odian este día de la semana, ya que es donde se juegan el todo por el todo. De hecho, como bien sabes, los lunes:

Tu cerebro es más flojo que una estera. Eso de levantarse tarde, de irse de cañas y de acostarse cuando te apetezca le gusta especialmente. Tanto, que en dos días se acostumbra a la buena vida y es incapaz de volver a programarse para tu rutina.

Tu ordenador no te da tregua. El buzón de entrada de tu dirección de correo electrónico está hasta los topes. Jamás imaginaste que todos los clientes de tu empresa llegasen a un acuerdo para montar semejante escándalo en apenas 48 horas.

Sabes que te quedan cinco días de trabajo para poder volver a no hacer nada. Y si no lo sabes, para eso está tu cerebro: para recordarte lo buena que estaba esa carne a la brasa y lo fresquita que estaba esa cerveza que te tomaste el sábado. Así, como comprenderás, no hay forma de ponerse a trabajar.

El personal está a la que salta. Hasta bien pasadas las doce de la mañana, tus compañeros de trabajo tienen una cara que no se veía desde que detuvieron a Al Capone. No te muerden porque no están vacunados.

Tienes la sensación de que se ha ido el fin de semana volando. Y eso que tenías ganas de hacer un montón de cosas, de ir a un concierto, de comprarte algo de ropa y de disfrutar de la vida, pero no. Todo se ha limitado a dormir, a comer y a algo más (con un poco de suerte), pero tus planes siguen estando pendientes y parecen seguir llamando a tu puerta… hasta el próximo fin de semana que será cuando los vuelvas a dejar sin hacer.

Así que ya sabes, el lunes va a llegar te pongas como te pongas. Casi resulta mejor que aproveches al máximo la tarde del domingo en hacer algo productivo que ir preparándote para la que se te viene encima en forma de dura semana de trabajo.

No te quejes, hay gente que pagaría por tener la suerte de tener un puesto de trabajo al que regresar cada lunes. Mientras tanto, intenta tomártelo con filosofía y no caigas en el error de amargarte la vida. Cuanto más disfrutes del fin de semana, más oportunidades tendrás de contar todo lo que has hecho y de convertir tu semana en más llevadera. ¡Mucho ánimo y a por un lunes más!

También te va a interesar:

¡Déjate llevar y comprueba lo bien que suenan los lunes!

Aplicación de lunes: cura la resaca

 

CONTENIDO PATROCINADO