¿Qué característica tiene tu rostro que te hace tan atractivo?

Redacción Cadena Dial
Archivado en: Fito y Fitipaldis  •  

Tu espejo te dora la píldora cada mañana. Empiezas con un «espejito, espejito…» y tu reflejo te contesta lo que quieres escuchar. Vale, no todos podemos ser Jon Kortajerena o Amaia Salamanca, pero quizá no resulte tan descabellada su respuesta. Tal vez eres más atractivo de lo que crees y el motivo no reside en los filtros que empleas en Instagram. Tampoco, en los tres dedos de maquillaje que te aplicas antes de salir de fiesta cada sábado.

Y es que todos tenemos un rasgo en nuestro rostro que nos hace exóticos. Ya lo decía tu abuela: «tu boquita de piñón da la hora». Y si no son tus labios, serán «esos ojos que al mirar casi hacen daño», como cantaba Fito al frente de Platero y tú. Tu naricita respingona, «ese lunar que tienes junto a la boca…» ¿Cuál es tu punto fuerte?

Qué determina que una cara sea bella

No en todos los lugares del planeta se tiene el mismo concepto de belleza. Puede que luzcas un bronceado de quitar el hipo, pero en Japón no te piropearán. En otras partes del globo, tener la tez más transparente que los vasos de tu vajilla es sinónimo de hermosura. Eso sí, hay algo en lo que los expertos, sea de donde sean, coinciden. Existe un rasgo universal que determina si eres o no atractivo.


La simetría no lo es todo

Hablamos de la simetría. Debes saber de antemano que los rostros completamente simétricos no existen, pero igual que hay unas medidas aceptadas como perfectas para la cintura y las caderas, consideramos más bellas las caras que encajan con esta definición. Si no es tu caso, no temas, aún tienes posibilidades de resultar atractivo. Y es que a las personas nos seducen los rasgos que asociamos a una buena salud.

Los rasgos que nos embelesan

Entre esas peculiaridades que relacionamos con una salud envidiable y que tanto nos fascinan se encuentran las arrugas. Aquello de «la arruga es bella» encierra más verdad que un niño. Una cara madura, según una investigación de la universidad de Saint Andrews (Reino Unido) recogería más ‘me gusta’ en las redes sociales que una tez juvenil. Tal vez sea la madurez que se adivina tras ellas. Y es que, no nos engañemos, la sabiduría tiene su morbo, ¿no?

Envejecer es bonito; dejarse barba, también

La simetría, las arrugas… y la barba. Efectivamente, no estabas equivocado cuando decidiste no afeitarte cada dos días. Desde entonces tienes el guapo subido. Tu decisión la avalan los expertos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en tierras australianas. Estos profesionales aseguran que los chicos con una barba compacta no paran de coleccionar halagos. Su fachada encierra información sobre ellos que enamora: son limpios y cuidadosos.

Si no tienes barba, pero todo el mundo se para cuando pasas, puede ser debido a tu mandíbula pronunciada. Es otro de los rasgos que, según la sabiduría popular, hacen mágico el rostro de un hombre. En las mujeres, el atractivo se centra más en los labios (carnosos, por favor), la dentadura o la nariz.

De acuerdo a estas normas no escritas, si tu cara es simétrica y, además, la acompañan una mirada de escándalo y unos labios carnosos, ¡felicidades! Por el contrario, si tu rostro es más bien propio de un cuadro de Picasso, también te damos la enhorabuena. Eso es síntoma de que tienes un arte que quita el sentido. Porque como siempre, y afortunadamente, la decisión final es subjetiva. La belleza está en los ojos del que mira.

También te va a interesar:

¿Qué tienen los hombres feos pero que son irresistibles?

Labios preciosos todo el año