«Avispones asesinos», el nuevo enemigo asiático de Estados Unidos que puede llegar a España

Noelia Bertol

Estados Unidos es el país más afectado por la crisis del coronavirus, con más de un millón de contagiados y cerca de 70.000 fallecidos. Sin embargo, cuando gran parte del mundo comienza a controlar esta pandemia y a llevar a cabo una desescalada progresiva, el país norteamericano sufre un nuevo ataque proveniente de Asia: las conocidas como «avispas asesinas».

Su nombre científico es Vespa mandarinia. Se trata de la avispa más grande del mundo, con una longitud de hasta 5 cm. Aunque provienen del continente asiático, en los últimos meses tuvieron lugar una serie de avistamientos en el estado de Washington.

avispas

Esto no solo pone en peligro la vida de las personas, pues varias picaduras de este insecto pueden incluso resultar mortales a aquellos que ni siquiera son alérgicos, sino que también afecta al sector cultivos, ya que estas avispas gigantes se ensañan con las abejas melíferas, las matan, destrozan sus larvas y ocupan sus colonias.

Fue el pasado noviembre cuando algunos apicultores estadounidenses dieron cuenta de la aparición de algunas abejas con las cabezas arrancadas, pero no ha sido hasta este mes de abril (cuando las abejas reinas comienzan a construir sus colonias), cuando se han reportado nuevas acciones de este peligroso insecto.

¿Cómo han llegado hasta Estados Unidos?

 

Muchos científicos son incapaces de explicarse cómo esta especie ha llegado hasta territorio estadounidense, aunque la explicación más lógica es la del transporte internacional de productos, ya sea por mar o aire.

avispas

¿Es posible que estas avispas se hayan colado en la mercancía proveniente de Asia? Sí, aunque otros expertos aseguran que, muchas veces, este traslado es intencionado.

¿Podría llegar a España?

 

No solo podrían llegar a España (ya que podría ocurrir lo mismo que en Estados Unidos con el transporte de mercancías), sino que nuestro país ya ha sufrido en otras ocasiones la amenaza de este insecto. Hace un par de años se descubrieron en el norte de la península la presencia de estas avispas asesinas que, al atacar a las abejas autóctonas, suponían un peligro para nuestros cultivos.

La situación es complicada de revertir, pero no imposible de controlar. Eso sí, es importante tener en conocimiento el número de avistamientos para hacerse una idea de la magnitud de la plaga.

Aunque en España no hay actualmente peligro, en el caso de ver una de estas avispas, no se te ocurra tratar de solventar tú mismo el problema. Su aguijón es capaz de traspasar incluso el traje de un apicultor, de manera que ponte a cubierto y llama a un profesional para informar del asunto.