David Otero y marta soto

David Otero y Marta Soto arman su Castillo de arena ¡Letra y vídeo!

Aitana Alonso

David Otero ha elegido a Marta Soto como acompañante en este nuevo camino. Juntos han construido el más bonito Castillo de arena. Una canción que, aunque no tiene subidas de tono, la melodía es hipnótica.

El videoclip es sencillo, comienza con el cantante desorientado y se le une la de Huelva con una potente sensibilidad. Cuando aparecen juntos en el vídeo la magia se palpa en el ambiente. La complicidad que derrochan en cada una de las imágenes también se transmite en sus voces en forma de dulzura. Sin duda, ¡una combinación llena de talento!

Más sobre:

David Otero se apunta a un trío con estos dos artistas: «No debo contároslo»

Marta Soto derriba tabúes y consigue el SuperDial con Volvería

La historia

 

Hay que estar muy atentos si queremos descubrir la historia que cuentan estos dos músicos. Una historia basada en la relación de amor entre una chica y una playa. Es un símil de dos realidades alejadas. Por un lado, la chica, que no entendía los mensajes de amor que le enviaba la playa en forma de paisajes. Por otro lado, una playa catalogada como el Dios de la naturaleza. La chica cae rendidamente enamorada de la playa y cada pisada de sus pies descalzos sobre la arena. Por eso, la única manera para encontrarse era hacer un Castillo de arena.

Castillo de arena- Letra

 

Como hacen las olas
Me acerco a ti
Deshaciéndome
Si no queda playa
Me estrellaré
Sólo con tú piel

Maldita marea
Me aleja siempre al atardecer
La luna me llama
Y se pone el sol
Te he vuelto a perder

Y paso la noche buscándote
En el fondo del mar
Te busco en la playa
Por mar sé que aparecerás
Sólo tengo que hacer
Un castillo de arena
Bajo tus pies

A veces te siento
Al tumbarme al sol
Y sigues mis huellas
Cuando me voy
Merece la pena buscarte
Merece la pena esperar

Y al día siguiente
No queda sol
Nadie va hasta el mar
Las olas se aburren buscándote
No aparecerás

Un barco me cuenta
Que se acabó
El verano ayer
Me voy de la playa
Ahora sólo sé desaparecer

Y paso la noche buscándote
En el fondo del mar
Te busco en la playa
Por mar sé que aparecerás
Sólo tengo que hacer
Un castillo de arena
Bajo tus pies

A veces te siento
Al tumbarme al sol
Y sigues mis huellas
Cuando me voy
Merece la pena buscarte
Merece la pena parar a escucharte
Si sigues hablándome

Yo sigo escuchándote
Despierto esperándote
Y duermo inventándote

 

NOTICIAS RELACIONADAS