Extensiones de pestañas: pros y contras ¡antes de tomar una decisión!

Ana Más

Quizás te estés planteando ponerte extensiones de pestañas pero tienes dudas respecto a si es peligrosos su uso.

Duran hasta tres semanas y hacen que no te tengas que maquillar pero ¿son realmente seguras?

¿Qué son las extensiones de pestañas?

Consiste en pegar fibras en el nacimiento de tus pestañas naturales para aumentar su espesor, esto ha de hacerse de forma precisa y habiendo estudiado previamente las características de cada cliente y por supuesto hacerlo con los materiales adecuados.

La mayoría de los expertos coinciden, lo esencial es que te las coloque un profesional y que lo haga con materiales homologados. Además de espaciar su uso, dejando periodos de descanso y por supuesto tener los cuidados adecuados después de ponérnoslas, limpiarlas con cuidado sin tirar de ellas y cambiarlas cada cierto tiempo.

 

Existe todo un protocolo para aplicar las extensiones y no seguirlo puede traer consigo infecciones, orzuelos, hongos, picor e inflamación.

La importancia del pegamento

El pegamento utilizado con frecuencia tiene conservantes que suelen irritar el ojo, de ahí el riesgo de acudir a establecimientos no especializados dónde no exista un estricto control sobre los pegamentos y los disolventes utilizados para el pegado y la extracción de pestañas.

El pegamento utilizado debe ser de grado médico o hipoalergénico y es muy importante que este no se aplique directamente sobre la piel ya que esto puede ocasionar heridas crónicas en el párpado.

La cantidad de pegamento también es importante, mucha cantidad hará que se creen grumos y que las pestañas se peguen entre ellas.

Al igual que la cantidad de pestañas también puede provocar que si nos pasamos el párpado pese demasiado, el músculo encargado de levantarlo pierda fuerza y caiga hacia abajo (ptosis)

Cosas que no debes hacer si llevas extensiones

No debes usar sombras en crema, máscara de pestañas ni delineadores , tampoco debes desmaquillarte con productos que contengan aceites.

Además no podrás dormir boca abajo ni frotarte los ojos.

Al tratarse de una zona muy sensible no debes ponerte extensiones si tienes inflamación ocular, quistes o bultos en el párpado, hipersensibilidad de la piel u ocular, orzuelos o glaucoma.

Si a las extensiones pero siempre en manos de profesionales

Es decir si a las extensiones pero siempre en centros homologados y en manos de profesionales, en estas condiciones te ayudarán a mejorar tu mirada sin correr riesgos.