alejandro sanz Foto cedida por Universal

Alejandro Sanz se desnuda en Bio

Como nunca le escuchaste, como nunca le conociste, como nunca se presentó

Nuria Serena
Archivado en: Alejandro Sanz  •  

Alejandro Sanz desnuda su alma en Bio, la antesala de su próximo disco. Una presentación, declamada en primera persona, con la que se muestra sin máscaras, ni artificios. En ella habla de su infancia y adolescencia, de la humildad de sus orígenes, de la sensación de sentirse diferente, «raro» respecto a los demás y de la salvación y refugio que para él supuso la música.

Bio es el kilómetro cero de su nuevo álbum, un ejercicio de libertad expresiva conducido por la palabra y aliñado con piano, cuerdas y acústicas que confluyen en una estrofa final ajena a dobles lecturas. Lo que escuchas es lo que hay. Ni trampa ni cartón.


 

Alejandro Sanz lo avanzaba ayer en en rrss con este mensaje

 

 

 

A estas alturas de su intensa trayectoria vital, el músico madrileño sigue guiándose por el agudo instinto artístico que lo trajo hasta aquí. Conoce en profundidad el oficio de escribir canciones, pero está dispuesto a dejarse sorprender por ellas. En Bio, auténtica declaración de intenciones e inquietudes, sintetiza los ingredientes de la composición hasta reducirlos a su esencia, haciendo un sentido ejercicio de memoria que sombra por su calado introspectivo.

 

 

La canción se nos sirve prácticamente en crudo, sin esconder los sabores acres, pero cualquiera puede verse reflejado en este emotivo inventario vital –fatigas, alegrías, ilusiones, decepciones– que Sanz utiliza como ariete de una obra llamada a dejar huella, que incluye diez canciones nuevas producidas por Alfonso Pérez con Alejandro Sanz y Javier Limón, más la experta labor de mezcla firmada por Peter Walsh.

 

Aquí, humildemente se presenta Alejandro Sanz

 

«Soy el hijo de María y de Jesús, la de Alcalá y el de Algeciras, yo el más pequeño de dos, mi hermano mayor de agosto, de diciembre el 18… siempre fui introvertido, tenía miedo, estaba ido..me gustaba la poesía, el flamenco y mi bujio…

no tuve muchos amigos, no era por mirarme el ombligo, era porque a mi me atraía más que lo de fuera lo que tenía dentro metio

jugaba a veces en el barrio por no parecer extraño pero no encajaba bien con los malos que mandaban en el extrarradio

siempre me vi rarito, me daba pena salir en clase, en la pizarra cualquiera me hacía chiquito al burlarse (…) 

en la escuela me hice el malo creyendo que así no me darían más palos

pero me los llevé en la calle y en el corazón y en los rellanos

Mi padre tocaba en un grupo, mi madre luchaba en la casa ¡cuántas veces la vi llorando porque perdía la batalla!

Y cuando estallaba su impotencia se me clavaba en el alma y en las costillas con aquellos ojitos de plata

No me malentiendan, mi madre fue salvavidas y mi padre aunque faltaba también peleaba la vida

No me gustaba el fútbol, me pedía ser portero y en mi escenario imaginario siempre ganaba 6-0

pasábamos malos tiempos pero teníamos huevos para ganarle al miedo y un pedacito de cielo

La vida se fijó en mi y empecé a soñar en grande total para seguir en lo mismo, ya tenía el labio en sangre

no creía en los milagros ni en que pudiera lograrlo, además ya había gente que te echaba el agua a jarras

Pero insistí de una forma que aún hoy me deja helado, yo no quería nada pero lo buscaba a nado

sabía que la música era lo que me sacaría del lodo

como si fuera el anillo que buscaba ese tipo al que llaman Frodo

Y, de repente, me vi subiéndome a un escenario gente que no conocía mis canciocillas cantando (se rie)

y decidí dar las gracias, hacer siempre lo que está en mi mano para agradecer a la vida semejante regalo

Llevo ya 30 años dedicado a este sueño

que empezó como empeño, ilusión, poción y anhelo

Ese soy yo, resumiendo, desde que tengo razón, no intento engañar a nadie sino escribir mi canción…

(Y Alejandro Sanz, se arranca a cantar

…ahora que es todo apariencia valoro en su justa medida lo auténtico de tu presencia en el albor de mi vida)»

 

Alejandro regresa a los escenarios

Recién homenajeado con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood –su obra tiene alcance global, sus seguidores se cuentan por millones, su cancionero forma parte de la memoria colectiva y ha colaborado con los artistas más reconocidos a lo largo de tan fructífera carrera–, Alejandro Sanz regresa a los escenarios el 8 de octubre.

Es la fecha de inicio de una gira que le llevará por 12 ciudades de Estados Unidos durante todo el mes y en la que desplegará un fabuloso espectáculo.

 

 

 

MÁS SOBRE: