Antonio Orozco

Antonio Orozco confiesa a Dani Rovira que durante su infancia fue Manuela Orozco

Nuria Serena
Archivado en: Antonio Orozco  •  

La noche D Después de Dani Rovira tuvo el martes un invitado de excepción: nuestro querido Antonio Orozco que confesó uno de los secretos mejor guardados de su niñez: su época como Manuela Orozco.

El intérprete de Hoy reconoció ante el actor que su madre no quería tener un hijo, así que decidió rebautizarlo como Manuela Orozco... y así pasó parte de su infancia: visto como una niña a ojos maternos.

 

«He tocado fondo, creo que estoy listo para ser feliz»

Lo cierto es que la charla entre ambos nos ha descubierto aspectos de Orozco que desconocíamos hasta ahora. Precisamente uno de ellos ha sido esta anécdota que el recuerda con cariño respecto a los deseos de su madre de tener una niña y encontrase con que su hijo había sido un varón: «Me dejaba el pelo largo, me ponía coletas y me llamaba Manuela: Viví durante mucho tiempo siendo Manuela Orozco».

Es más, el nombre fue normalizado entre amigos, vecinos y familiares y hay quién terminó por utilizar el apócope de Lola, para referirse al músico. Su madre le ataviaba con vestidos de lunares, le hacía moños y de esta guisa le llevaba al mercado.

Una etapa surrealista de su vida que se extendió desde los tres y hasta los siete años, cuando finalmente despertó y recuperó su identidad.

De Manuela a Toni

 

Antonio pasó de llamarse Manuela a Toni… Después sería Antonio José hasta que finalmente se convirtió en Antonio Orozco.

Dani Rovira no daba crédito ante las diferentes transiciones vitales sufridas por Orozco y aseguró a carcajadas que el cantante «ha tenido más evoluciones a lo largo de su vida que un Pokémon».

 

La madre influencer de Antonio Orozco

 

Y es que Carmen Ferrón, la madre de Antonio Orozco, es una mujer divertidísima que cuenta con perfil propio en redes sociales, Instagram, y que, según el músico, aspira a ser influencer.

De lo que no cabe duda alguna es que es el mejor referente para Antonio, que la admira, la idolatra y la adora.

 

 

Con ella comparte muchas anécdotas que se han hecho virales y ha repetido en infinidad de ocasiones que es uno de los motores de su vida junto a su hijo.

«Mi madre es la representación más pura de la vida» asevera Antonio. De hecho, asegura que los médicos deberían recetarla tres o cuatro días a cualquier persona para arreglarle su vida

MÁS SOBRE: