Consigue que tu casa huela a Navidad

Puedes llenar tu hogar con olor a naranja, vainilla o canela

anamas

La Navidad nos evoca a cada uno aromas muy distintos, canela, clavo, cardamomo, nieve, vino caliente, vainilla, jengibre, naranja, granos de café molidos, miel, aire fresco y frío, chocolate…según nuestras vivencias uno u otro olor nos resultará más reconfortante.  Consigue que tu casa huela a Navidad.

Aromas que nos transportan a momentos vividos en familia y celebraciones probablemente. Si has pensado en revivir aquellos aromas en tu casa, te damos algunas opciones que seguramente te van a gustar.

Puedes reproducir algunos de estos olores de manera casera, por ejemplo cortando media naranja y poniéndole clavos de olor o también puedes hervir la piel de naranja con canela, tu casa se llenará de buen olor.

Consigue que tu casa huela a Navidad, más fragancias

Si pones unas  gotas de aceite esencial de vainilla en alguna lámpara encendida conseguirás un efecto muy confortable en tu hogar, también puedes poner unas gotas debajo de la almohada.

Una sencilla receta para recrear ese «olor a Navidad» en casa es la siguiente, necesitas tener

  • Unas cuantas ramitas de abeto y romero
  • Un poco de canela en rama
  • Clavo
  • Nuez moscada…
  •  un par de rodajas de limón

Pon a hervir a fuego lento una olla con agua y todos los ingredientes, cuándo empiece a oler toda la casa vierte el contenido en un recipiente que aguante bien el calor y añade algún aceite cómo el de jojoba o almendras. Tendrás tu casa aromatizada por un buen tiempo.

Y por supuesto en el mercado también puedes encontrar velas aromáticas, mikados, difusores de olores o fragancias en spray. Sin embargo tantos formatos hace que nos sea incluso más complicado escoger el adecuado.

 Si queremos aromas que duren poco las velas y aromas en spray son perfectas. Si por el contrario buscamos olores fuertes y duraderos las barritas de incienso serán una muy buena opción.

Para aromas mantenidos, nada como hacerte con un brumizador que no es lo mismo que un humidificador, el primero es una forma de mantener un perfume determinado en nuestra casa, refresca el ambiente porque vaporiza agua pero no en la misma cantidad que un humidificador, el brumizador solo nebuliza una ligera neblina de agua y son muy eficaces para disfrutar de los beneficios de la aromaterapia.

 

 

 

MÁS SOBRE: