Cómo eliminar las manchas de vino fácilmente

Son difíciles de quitar pero no imposibles

anamas

Seguramente en alguna ocasión, sobre todo si has tenido invitados en tu casa, hayas puesto tu mejor mantel y este ha terminado lleno de manchas imposibles y entre ellas seguro que una o varias de vino tinto, cuyo color parece que lo hace especialmente difícil de quitar.

Una mancha que a priori, puede resultar complicada de eliminar, especialmente si es de vino tinto, puesto que por su color oscuro es el que más nos hace temer que no termine de desaparecer.

Para quitar las manchas vino de manteles, incluso de tus alfombras siempre que se trate de tejidos lavables, puedes mezclar agua oxigenada, amoníaco y agua tibia. Después échalo en un recipiente y mete la parte dónde esté la mancha en él, deja que actúe toda la noche y lávalo normalmente.

Cómo eliminar las manchas de vino en un mantel, otras opciones

Pero el amoniaco no es la única opción, si el mantel que se te ha manchado es de algodón, lo mejor para hacer desaparecer las manchas es sumergirlas en un poco de leche caliente y frotar con un cepillo o esponja, después lava el mantel.

Si es mucho el vino que se ha derramado, utiliza sal para absorber y evitar que la mancha se extienda aún más.

Otra buena opción es mezclar vino blanco con detergente y frotar la mancha con la mezcla, si no tienes vino puedes usar vinagre blanco en su lugar, después aclara y lava el mantel.

Si la mancha está ya seca no desesperes, también hay trucos para quitarlas tan sencillos cómo meter la zona manchada en agua hirviendo, o poner sal encima de la mancha, después cepillar y echar agua con gas, dejar secar  y listo.

En el caso de que sea una prenda y no un mantel el método más utilizado para eliminar una mancha de vino tinto que ya está seca es meter el área manchada en un recipiente con leche hirviendo, moviendo de vez en cuando sin restregar hasta ver que la mancha comience a desaparecer. Después lavar con agua fría.

También puedes usar un quitamanchas comercial para manchas fuertes, que además  incorporan por lo general un aplicador que ayuda a desincrustar la mancha. Una vez tratada la mancha, lava la prenda siguiendo las instrucciones de lavado que aparecen en las etiquetas.

MÁS SOBRE: