Andar por casa, descalzo o con zapatilla ¿qué es mejor?

Desde el punto de vista biomecánico es más sano caminar sin nada en los pies

anamas

Después de tantos meses teletrabajando, estar tanto en casa ha hecho que busquemos la manera de estar lo más cómodos posible, y en esta comodidad una parte muy importante la tiene andar descalzos o por el contrario usar zapatillas. Pero, ¿qué es mejor?.

Tal y cómo recoge el eldiario.es, según el grupo podológico y biomecánico Podoactiva, es más sano caminar descalzo porque:

  • Estimula los músculos del pie: evitamos la presión que suele provocar el calzado y la humedad que se genera en el pie. Este hábito permitirá estimular y trabajar aquellos músculos que se encuentran anulados o atrofiados ante el uso continuado del calzado.
  • Libera el estrés: la planta del pie no debe estar aislada continuamente por una suela de zapato, ya que lo ideal sería tener esa conexión diaria planta del pie–tierra. No obstante, si no tenemos esa posibilidad está bien que lo hagamos en casa.
  • Aumenta el desarrollo cognitivo en bebés: se puede afirmar que caminar descalzo en los primeros meses de vida es muy importante para el desarrollo cognitivo de los niños. A través de los pies captan la información del mundo exterior.
  • Mejora la circulación sanguínea: Ir sin zapatos mejora la circulación sanguínea al estar los músculos en contacto con diferentes superficies como césped, tierra, etc.

Aunque caminar descalzos también conlleva algunos riesgos cómo que podemos darnos golpes y ocasionarnos heridas, además de constiparnos o si queremos evitarlo, que el gasto de energía se dispare, ya que necesitaremos tener la calefacción muy alta para no pasar frío.

Cómo elegir tus zapatillas

Getty

En caso de que optes por llevar zapatillas en casa, es importante escoger aquella que mejor respete a nuestro pie y la musculatura de nuestro cuerpo y nuestra columna.

Debe tener una buena suela de amortiguación, si tenemos problemas de espalda será mejor que tenga puente y no sea plana del todo y además debe abarcar toda la superficie del pie para no generar inestabilidad.

Además los expertos recomiendan que la zapatilla sea completamente cerrada para evitar arrastrarla, algo que puede hacer que nos duela la espalda o que tengamos mala pisada.

Respecto al tejido, debe ser firme para fijar el pie y evitar que este tome malas posturas, pero a la vez debe ser lo suficientemente ancho de empeine para no comprimirlo, si no nuestra pisada será inestable y nos dolerá la espalda. El  relleno debe ser aislante y confortable, para que la musculatura del pie pueda relajarse convenientemente.

Aunque debes tener en cuenta que en el caso de los niños, si les dejas caminar descalzos, conseguirás que se desarrolle mejor su pie al adoptar muchas posturas diferentes. Andar descalzo le permitirá hacer gestos que con zapatos difícilmente hará, además fortalecerá sus pies y tobillos y estará mejor preparado para caminar, correr y saltar.

Además, al probar diferentes texturas su pie enviará a su cerebro toda la información relativa al tacto: la temperatura y textura del suelo, y la posición exacta en la que está el pie y la pisada, todo ello le ayudará a desarrollar la autoconsciencia de la posición exacta de su cuerpo en cada momento (propiocepción).