Artículo

Encimeras despejadas, no es tan difícil: sigue estos trucos

Ana Más

Mantener la encimera de tu cocina despejada dará sensación de limpieza y orden. Para ello es importante no usarla para almacenar cosas y si lo haces debes tenerlo todo muy organizado y limpio. Hay algunos trucos para guardar cubiertos, vajillas y ollas que te lo pueden hacer bastante más fácil.

Lo primero limpieza y optimizar el espacio

 

Para evitar que tu cocina sea un caos es imprescindible que la encimera esté limpia. Una buena manera es hacer lo que hacen los cocineros profesionales, aprovechar el tiempo de espera para limpiar los utensilios que hayas usado y limpiar la encimera.

Unas baldas abiertas te ayudarán a tener todo a la vista y colocado y además ordenado. Así podrás aprovechar más la encimera sin cosas que te estorben.

Puedes usar una barra para colgar en diferentes ganchos cucharones y espátulas. Y si no quieres agujerear la pared hay algunos colgadores que se pegan simplemente con adhesivos o tiras.

Un lugar para cada cosa

Si tu encimera es grande intenta hacer secciones y guardar cada cosa en su sitio, evita dejar el rollo de cocina siempre sobre la encimera, búscale un hueco en un armario o cajón , los condimentos y el aceite en una esquina, el frutero en la esquina opuesta, etc…

Si colocas recipientes en la encimera hazlo ordenadamente en una línea y no de forma desigual.

¡Evita dejar los estropajos y el jabón del fregadero en la encimera! Puedes tener soportes fijados a la pared y guardarlos allí.

Almacenamiento vertical y tabla extraíble

Si te suena lo de tener un cajón lleno de utensilios de cocina grandes que te impiden cerrarlo bien, una buena solución es guardarlos en un bonito jarrón o jarra. Estarán visibles y además decorarán tu encimera.

Además, si no quieres que la tabla de cortar ocupe espacio en tu encimera, piensa en introducirla dentro de un cajón, incluso plantéate hacerla extraíble.

Platos siempre recogidos

Algo esencial para tener la cocina en orden es recoger platos y vasos nada más terminar de fregarlos. Un escurreplatos te permitirá tenerlos visibles pero muy ordenados.

Y además es mucho más estético que dejar que tu vajilla se tenga que secar en una bayeta sobre la encimera.

MÁS SOBRE: