Melendi, su sentido mensaje en el que explica su ausencia en los Premios Dial

Recibió acalorados aplausos y ovaciones de la familia de Cadena Dial

Noelia Bertol
Archivado en: Melendi  •  

Aunque no hemos podido tener con nosotros a Melendi esta noche como estaba previsto, sí que hemos podido compartir con todos vosotros su nueva canción, Virgen de las Nieves, una iniciativa en la que ha remado junto a Cadena Dial y con la que canta a todos los afectados por el volcán Cumbre Vieja. Además, todo lo recaudado irá destinado a los damnificados de La Palma.

 

 

Tenerife y el resto de islas que conforman el archipiélago canario tienen un papel muy especial desde hace años en los Premios de Cadena Dial, y por eso nos hace tanta ilusión acompañar al artista en este lanzamiento. Aquí puedes ver el vídeo:

 

 

La iniciativa nació a raíz de una conversación entre Miquel Corral, director de Cadena Dial, y el propio Melendi. «Cuando llamé a Ramón para proponérselo él ni se lo pensó» comenta Corral sobre la predisposición del artista para sumarse a esta idea impulsada por Cadena Dial.

Melendi ha compuesto este tema cargado de sentimientos, de dolor, pero también de esperanza; una canción de pura solidaridad con quienes lo están pasando tan mal en la isla canaria. «Llorando está La Palma con lágrimas de fuego, bailando con el alma de la incertidumbre y vestida de miedo«, canta el artista asturiano

Melendi – Virgen de las Nieves, letra

 

La quinta de las ocho hermanas

lleva tiempo ardiendo en llamas

va arrasando historias sueño y piel

su lengua descarnada,

caliente como la lava busca el mar

y la esperanza se ahoga en él

dime la verdad

cuándo acabará

es cuestión de tiempo

simplemente el tiento

en nuestro verbo amar

llorando está la palma

con lágrimas de fuego

bailando con el alma

de la incertidumbre

y vestida de miedo

sonrisas en los huesos

dibujan el relieve

de una oración sincera

bendita tú seas,

virgen de las nieves

la luna contempla indolente

cómo el insomnio convierte

los días en noches sempiternas

y una duda desnuda

juega a quedarse perenne

como un dragón en la mente de sus gentes

dime la verdad

cuándo acabará

es cuestión de tiempo

simplemente el tiento

en nuestro verbo amar

llorando está la palma

con lágrimas de fuego

bailando con el alma

de la incertidumbre

y vestida de miedo

sonrisas en los huesos

dibujan el relieve

de una oración sincera

bendita tú seas,

virgen de las nieves

MÁS SOBRE: