Mucho cuidado: productos de limpieza que jamás debes mezclar

Noelia Bertol

A todos nos gusta que nuestra casa huela bien, esté limpia y ordenada. Mantenerla así requiere de un trabajo diario, para lo que se necesita emplear tiempo y los productos adecuados para cada superficie.

Con el fin de lograr una buena desinfección muchas personas optan por mezclar varios productos creyendo que así el resultado será mejor. Mucho cuidado en este punto, pues hay productos de limpieza que jamás deberías usar al mismo tiempo ya que la combinación de ambos puede crear una reacción perjudicial para tu salud. 

A continuación te mencionamos algunos productos de limpieza que, por el bien de tu salud, jamás deberías mezclar.

Nunca mezcles lejía con otro producto

Cosas que no debes hacer nunca al limpiar tu casa.

La lejía es un potente desinfectante, ahora bien, hay que tener algunas cosas en cuenta en su uso. Utiliza siempre guantes, evita inhalar sus vapores y, por encima de todo, no la mezcles con otros productos de limpieza.

Su combinación con amoniaco es muy peligrosa: se generan vapores que pueden producir graves daños en el sistema respiratorio.

También puede ser muy dañina la mezcla de lejía con gel hidroalcohólico. Esto produce cloroformo y ácido muriático, lo que puede dañar el sistema nervioso y numerosos órganos. Por si fuera poco, una gran cantidad de cloroformo puede causar mareo o, en el caso más extremo, incluso la muerte.

Tampoco combines la lejía con el vinagre. Añadir a la lejía un producto ácido como es el vinagre hará que se creen ácidos tóxicos perjudiciales para tu salud.

En resumen, y como mencionábamos más arriba, evita mezclar la lejía con cualquier otro producto. Siempre que la uses hazlo con moderación y de forma independiente.

Bicarbonato con vinagre

 

Mezclar bicarbonato de sodio con vinagre no tiene ningún sentido, ya que el vinagre es ácido y el bicarbonato alcalino, por lo que el resultado es una mezcla que se neutraliza y pierde todo su efecto. Esto no es peligroso, pero sí lo es llevar a cabo la mezcla en un recipiente cerrado, pues podría causar una explosión. ¡Mucho cuidado! 

Vinagre y agua oxigenada

 

El vinagre es otro producto que debemos evitar mezclar, ya que se trata de un ácido que, al combinarse, puede crear reacciones como lo que ocurre si lo mezclamos con agua oxigenada. El resultado de esto es ácido paracético que en su mayor expresión puede causar daños pulmonares, así como herir la piel o los ojos. 

MÁS SOBRE: