¡Nunca es tarde! Las ventajas del amor en la tercera edad

María Aragonés
Archivado en: Beret  •  

Solemos pensar que el amor en la tercera edad se reduce a esas parejas que siguen juntas después de muchos años. Lo que no escuchamos tan a menudo son historias de personas que encuentran a su media naranja durante la vejez. Por eso hoy, en ¿Qué falló en lo vuestro?, os explicamos qué beneficios tiene el amor para los más veteranos.

Comienzos diferentes

Está claro que, al empezar una relación con determinada edad, la pasión del principio no será la de dos adolescentes. Las prioridades serán otras como el cariño o la compañía. El punto de partida también será distinto, ya que las dos personas tendrán el aprendizaje de toda una vida a sus espaldas. Y un momento así, sin duda, será el mejor para ponerlo en práctica.

 

Compañero de vida

Llega un momento en el que todos nuestros amigos y familiares tienen sus propias responsabilidades. Por eso es fundamental encontrar una persona con la que compartir esta nueva etapa de nuestras vidas. El paso de los años no nos quita el derecho a disfrutar, y será mucho más fácil si encontramos a la persona adecuada.

Tiempo ilimitado

Cuando somos jóvenes tenemos ataduras en el día a día que nos quitan mucho tiempo libre. Con la tercera edad disponemos del tiempo que queramos para hacer todos esos planes que teníamos pendientes. Hacerlos solos es una opción, pero todos sabemos que algunas cosas se disfrutan mucho más en compañía.

 

La importancia del sexo

Seguramente el sexo sea más complicado por los achaques de la edad, pero existen muchas posibilidades. Una vez más la experiencia juega a vuestro favor, aunque también puede que haga falta redescubriros y conocer nuevas necesidades de vuestro cuerpo. El sexo, además de daros placer, os ayudará a sentiros más jóvenes y saludables.

pareja mayor en la cama

La edad es un número, y el paso de los años no nos quita el derecho a ser felices. Cada etapa de la vida nos ofrece cosas diferentes y no debemos renunciar al amor para disfrutarlas. Vida solo hay una, y lo mejor es aprovecharla en todo momento.