Ponte crema solar en las manos antes de hacerte la manicura semipermanente

anamas

Seguramente hace tiempo que tienes claro que debes aplicarte siempre crema solar aunque no sea verano ni estés en la playa. Pero seguro que nunca has pensado en usarlo en las manos antes de ir a tu sesión de manicura.

Te contamos por qué debes hacerlo a partir de ahora.

Actualmente en el mercado son tres los tipos de lámparas que se utilizan para endurecer el esmalte.

Las primeras que salieron son las lámparas UV, sirven para todos los esmaltes, lo secan en unos dos o tres minutos pero muy importante, cada vez que las utilizamos ese cómo si sometiéramos al dorso de las manos a un minuto y medio adicional al sol durante dos semanas. De hecho son las que más pueden afectar al fotoenvejecimiento de la mano.

 

La crema solar evita el envejecimiento de la piel

 

Las lámparas LED son más caras pero necesitan menos tiempo para secar el esmalte porque tienen mayor intensidad de radiación.

Con 45 segundos el esmalte estará seco, esto reduce mucho también el fotoenvejecimiento de la mano.

Por último están las lámparas LED+UVA, utilizan básicamente luz UVA, sólo usan LED para activar esmaltes que necesitan esa longitud de onda para activarse. No afectan prácticamente nada al fotoenvejecimiento de la mano.

 

Si te haces la manicura semipermanente ocasionalmente, no vas a notar un mayor fotoenvejecimiento en tus manos, pero si te la haces con frecuencia debes tomar precauciones o lo que es lo mismo, aplicarte crema solar resistente al agua con un SPF 30 o superior, antes de ir a tu sesión de manicura o ponerte guantes con uñas libres que protejan el dorso de la mano de la radiación ultravioleta de las lámparas de secado.

 

¿Puedo utilizar la crema solar del año pasado?

 

Si quieres reutilizar una crema solar te vamos a dar detalles que debes tener en cuenta:

 

¿Abierta o cerrada? Lo primero que hay que observar cuando recurrimos a una crema solar que compramos un año antes es si esta está abierta o cerrada. Si la compraste pero no la llegaste a abrir, no hay problema a la hora de utilizarla, pues el contenido puede aguantar hasta dos años.

En el caso de que esta esté abierta, observa la fecha de caducidad. Suele aparecer junto a una M y un número que corresponde a los meses de duración del producto una vez abierto.

Las cremas solares suelen tener una duración de 12 meses una vez se han abierto por lo que, si la utilizaste el verano pasado, lo más probable es que, o esté caducada, o esté a punto de hacerlo.

 

MÁS SOBRE: