¿Qué tal te llevas con tu expareja? 4 consejos para que hagáis las paces

María Aragonés

A menudo escuchamos que es imposible llevarse bien con una expareja, pero muchas personas entablan una amistad al terminar su relación. Cada pareja es un mundo y, por lo tanto, cada ruptura también lo es. A veces es imposible tener una relación cordial con un ex, pero nunca hay que olvidar lo importante que ha sido esa persona para ti. El rencor solo puede empeorar las cosas, por eso hoy, en  ¿Qué falló en lo vuestro?, traemos 4 consejos para terminar de la mejor manera posible con nuestra expareja.

1) Tomaos vuestro tiempo

Superar una ruptura es delicado y complejo. Se necesita tiempo para contemplar una amistad con la otra persona. Es importante que las dos partes de la antigua pareja estén preparadas y dejen a un lado sus diferencias. El resultado será una amistad alejada de las discusiones y del rencor. Aun así, cabe recordar que a veces es imposible llegar a este punto. Todo depende del final que tuvo vuestra relación y de cómo os afectó a cada uno.

 

2) Recordad todo lo bueno

Al terminar una relación, probablemente solo pienses en lo malo. Un buen ejercicio es hacer memoria y agradecer las cosas buenas que surgieron durante esa etapa. Recuerda por qué te enamoraste de tu expareja, analiza si merece la pena mantener a esa persona en tu vida e intenta adivinar qué os aportaríais mutuamente como amigos.

3) Actitud positiva

La rabia puede ser tan peligrosa como la inseguridad o la dependencia. El odio hacia la otra persona no solucionará nada e intensificará los defectos que terminaron con vuestra relación. Para que una amistad salga adelante hay que aceptar las virtudes y los defectos de la otra persona.

 

4) Respetad el espacio del otro

Si finalmente decides forjar una amistad con tu expareja, nunca olvides lo que eso significa. Ya no hay ataduras amorosas entre vosotros, por lo que hay que respetar sus decisiones y su libertad. Parece difícil de conseguir, pero es fundamental para mantener una amistad sana y duradera.

Recuerda: no tienes por qué ser amigo de tu ex, pero si decides serlo debes tener muy claro lo que supone esta nueva situación. Si sois pacientes, optimistas y comprensivos podréis dejar a un lado todas las discusiones y apoyaros en esta nueva etapa de vuestra vida.