Tres posturas muy sencillas para relajarte

Se trata de tres ejercicios muy rápidos que aliviarán tu tensión

anamas

A veces el ritmo frenético al que nos sometemos a diario hace que tengamos problemas de contracturas, dolores de espalda y ansiedad. Parar unos minutos y hacer alguno de estos ejercicios o por qué no, los tres, puede ayudarte a acabar con la tensión de tu cuerpo. Te explicamos tres posturas muy sencillas para relajarte.

Para hacerlos pon una música suave de fondo, mucho mejor si es con sonidos de la naturaleza, cómo el sonido de un rio, las olas del mar o los pájaros cantando. Está comprobado que se trata de sonidos que nos ayudan a relajar nuestro sistema nervioso y a dejar la mente en blanco, además de hacer que nos sintamos más positivos.

Si te acostumbras a hacerlos al final del día, conseguirás dormir mejor y más tiempo.

Los tres ejercicios que te ayudarán a estar mucho más relajada

Saber Vivir

El doctor Dr. Sagrera-Ferrándiz, colaborador de la revista Saber Vivir nos propone tres posturas para relajarnos rápidamente, la primera es la postura del cuerpo invertido. Túmbate boca arriba, cerca de una pared. Coloca una manta enrollada cómo un churro debajo del coxis para que la parte baja de la espalda esté un poco en alto y apoya las piernas sobre la pared. Reposa en esta postura cinco minutos respirando lentamente.

Otro ejercicio que te ayudará tremendamente a relajarte es el de la silla en el suelo, para ello túmbate sobre una colchoneta o dos cojines grandes y pon  una toalla enrollada bajo tu cabeza. Después flexiona las piernas en un ángulo de 90º, apoyando los pies en la pared pero sin presionar, suavemente. Coloca los brazos en cruz y descansa respirando unos cuatro minutos.

Por último haz la postura del niño, para ello enrolla una manta gordita y échate sobre ella, apoyando cabeza y tronco sobre la manta, adelanta codos y rodillas y descansa tus glúteos sobre los talones. Si logras estar en esta posición cuatro minutos genial, es fácil porque notarás que tu cuerpo apenas pesa.

Al margen de estas posturas, una infusión relajante puede ayudarte y mucho en tu propósito de destensarte y relajarte. Lo mejor es tomártelas una hora antes de irte a dormir. Algunas hierbas poseen propiedades relajantes y sedantes que se hacen todavía más notables si las tomamos calientes..

La pasiflora y la valeriana son dos de las más eficaces ya que contiene flavonoides y alcaloides que son los responsables de restaurar poco a poco un sueño de calidad.

La melisa es conocida por su efecto calmante en casos de estrés y también ayuda a dormir mejor.