personas caminando evolucion humana

Un científico pone fecha al fin de la humanidad

"Estamos a punto del colapso"

Noelia Bertol

Quizá el mayor error de la humanidad es vivir creyendo que no hay fecha de fin. Pero todo lo tiene, hasta el mundo. Se sabe que algún día el Sol se apagará y sin su energía la vida en la tierra sería inviable.

Aunque este no es un acontecimiento que vaya a tener lugar a corto plazo (los científicos creen que podría ocurrir dentro de 7.590 millones de años), lo que sí asusta es pensar que por entonces ya no habrá humanos en la Tierra. Y no, no porque hayan podido mudarse a otro planeta para seguir garantizando su existencia, sino porque la raza humana habría dejado de existir hace mucho. 

Extinción de los dinosaurios
GETTY

Así lo dice la ciencia, concretamente el paleontólogo Henry Gee. En un artículo publicado recientemente en la revista Scientif American, este asegura que la humanidad está condenada a desaparecer, y no han de pasar muchos años para ello. «El Homo Sapiens podría ser ya una especie muerta que camina«, asegura.

El fin de la humanidad tiene fecha

 

Pero, ¿con qué fundamenta Gee sus teorías? Lejos de lo que te puedas imaginar, el científico no basa sus hipótesis en el cambio climático o las bombas atómicas que podrían hacer de una Tercera Guerra Mundial el fin del mundo. No, se explica más por una cuestión evolutiva. 

Una de las señales más preocupantes que hablan de un declive en nuestra raza humana es la falta de variación genética. ¿Qué significa esto? Es la diferencia en el ADN de los individuos. «Hay más variación genética en unos pocos grupos de chimpancés salvajes que en toda la población humana», señala Gee.

¿Por qué esto nos afecta negativamente? Pues porque, tal y como detalla Gee, una falta de variación genética hace que la adaptación a los cambios sea más difícil, y el mundo está en constante evolución y cambio. Si no tenemos esa capacidad de adaptación al hábitat, terminaremos por extinguirnos.

Esta no es la única señal preocupante. También afecta el desplome de las tasas de natalidad, así como la contaminación o el estrés en las ciudades con una elevada densidad de población. Tantas son las señales que el biólogo cree que sobre el año 2100 se podrán empezar a apreciar detalles de este declive como humanidad: «En 2100 el tamaño de la población podría ser inferior al actual«.

No podemos saber con certeza qué pasará de aquí a unos años, pero por si acaso mejor estar preparados. 

MÁS SOBRE: