Aída Nízar

Aída Nízar aclara todo acerca de su desaparición en televisión

"No estoy vetada", ha dejado en sus redes sincerándose con Mediaset

Ana Pérez

Aída Nízar es uno de los rostros más conocidos de Mediaset por sus participaciones en programas como Gran Hermano GH Vip. Destacó por su fuerte personalidad y por sus momentos vividos en plató, que no dejaban indiferente a nadie. Sin embargo, d un momento a otro, desapareció de la televisión.

Esto ha sido motivo de análisis de los medios de comunicación, por lo que Nízar ha querido aclarar su situación con la cadena. Su mensaje es contundente, el cual comienza con un «no estoy vetada». 

Según la ex colaboradora de muchos formatos de Telecinco, el motivo por el que no se deja ver en televisión tiene que ver con lo económico: «Sencillamente, trabajo por dinero y ahora mismo los cachés que pagan en Mediaset son irrisorios».


 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de AIDA NIZAR (@aidanizaraida)

También puedes leer:

 

Aída Nízar expone sus razones sobre su desaparición televisiva

Harta de las especulaciones, Aída Nízar ha dejado que su salida de Telecinco es por las bajas compensaciones de la cadena. «Los aceptan toda esta panda de ‘peleles’ que trabajan prácticamente sin cobrar. Solo por dejarse ver y así poder decir: ‘trabajo en TV’».

Además, «Yo entiendo que trabajar es sinónimo de ganar dinero para poder vivir como una merece», añade Nízar. «En la tele existen dos tipos de trabajadores: los yonkis de la televisión que trabajan aún sin cobrar o cobrando migajas, y los que trabajamos por hacer millonarias a las cadenas y hacernos millonarios nosotros».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de AIDA NIZAR (@aidanizaraida)

Además, ha recordado que «Antes nosotros cobrábamos unos 15.000 o más por intervención y a eso le sumas: dietas, transporte, chófer, brillantes maquilladores y peluqueros, estilistas, vestuario… Es decir, todo lo que conlleva ser estrella y contribuir al éxito de las cadenas que ganaban millones y millones con nuestras apariciones».

 

MÁS SOBRE: