Cómo elegir bien las toallas y que te duren siempre como nuevas

El gramaje y el tejido son esenciales a la hora de escoger una buena toalla

Ana Más

Si estás pensando en renovar tus toallas debes tener claro que su diseño no es lo único que debes tener en cuenta a la hora de comprarlas. El tejido o el gramaje son aspectos muy importantes para que cumplan bien su función básica, la de secarnos bien.

Y es que las toallas con poca densidad no tienen una buena capacidad de absorción, por lo que resultan incómodas e incluso inútiles. Por eso, para elegir las toallas no hay que fijarse solo en su precio y diseño.

El gramaje de una toalla hace referencia a la cantidad de hilos de la misma y la composición al material del que está hecha (cantidad de hilos) y la composición (material). Las mejores en lo que a material se refiere son las de cien por cien algodón, son más gorditas y esponjosas y absorben muy bien, además de ser agradables al tacto.


En cuanto al gramaje, si queremos que tengan calidad, deben ser de un peso como mínimo de 500gr/m2.

Cómo elegir bien las toallas y que te duren como nuevas

Una vez que hayas comprado tus toallas llega el momento de cuidarlas bien para que nos duren más. Para ello hay algunas cosas que podemos hacer que tienen que ver con cómo lavarlas y plancharlas.

Antes de usarlas, lávalas en un programa corto con poco detergente y sin suavizante. Después, cada vez que las laves, usa programas adecuados, detergentes suaves y temperaturas que no sean muy altas para que se conserven bien las fibras. Puedes sustituir el suavizante por un tapón de vinagre blanco para eliminar pelusas y el olor a humedad.

Debes lavarlas al menos una vez por semana y evitar que acumulen humedad que hará que huelan mal y que se llenen de bacterias. Para desinfectarlas puedes usar media taza de bicarbonato sódico. Pero siempre separado del vinagre, no los mezcles.

Ten en cuenta que no lavarlas con frecuencia provocará que tengamos problemas en la piel ya que a través de ellas se propagan bacterias como las que causan infecciones por estafilococos que además pueden pasarse de una persona a otra.

La secadora suele dejar las toallas muy esponjosas siempre que uses el programa adecuado para que queden totalmente secas si no queremos plancharlas o un programa para plancha que las deja con una ligera humedad.

Si las secas al aire libre evita que les de el sol directamente o se acartonarán. Evita además secarlas en los radiadores ya que ocurrirá lo mismo.

CONTENIDO PATROCINADO