desodorante

Desodorante y antitranspirante: ¿qué diferencia hay?

Sudar es algo natural y más con las altas temperaturas que estamos teniendo estos días

Ana Más

Sudar es algo natural, además de necesario, y más con las altas temperaturas que estamos teniendo estos días, aunque si esa sudoración es excesiva puede convertirse en un problema. Y es que aunque lo normal es sudar cuando hacemos ejercicio o tenemos mucho calor, hay personas que sudan en circunstacias poco habituales. Afortunadamente existe el desodorante y el antitranspirante para ayudarnos a eliminar el mal olor. Pero, ¿qué diferencia hay entre uno y otro?

Entre toda la oferta de desodorantes y antitranspirantes de los supermercados a veces es complicado elegir bien y, sobre todo, saber qué es mejor utilizar.

Lo primero veamos de la diferencia entre uno y otro, algo que explican desde la web de Nivea : «Mientras un desodorante solo neutraliza el mal olor, un antitranspirante controla y reduce la producción y liberación del sudor…«.


Desodorante o antitranspirante, ¿qué hace cada uno?

Los desodorantes se aplican, básicamente, para eliminar el mal olor, que disimulan con aromas agradables. Sin embargo, algunos también impiden que las bacterias cutáneas que producen el mal olor crezcan. Es decir, los desodorantes no impiden que sudemos, solo impiden el mal olor.

Por otra parte, los antitranspirantes sí reducen la formación del sudor, regulando la humedad en las axilas. Están hechos para ayudar a reducir la transpiración, pero también inhiben el crecimiento de las bacterias y con ello eliminan el mal olor.

La mayoría funcionan bloqueando las glándulas del sudor bajo la superficie de la piel para que pueda pasar menos sudor a través de la misma. Para ello cuentan con sales de aluminio un ingrediente que sirve para reducir temporalmente la secreción de las glándulas sudoríparas y el tamaño de estas. Desde Nivea explican que «son 100% seguros para la salud«.

Además comparten en su web las conclusiones sobre los antitranspirantes con sales de aluminio, explicando que «igual que cualquier otro ingrediente utilizado en cosmética, el uso de sales de aluminio se halla estrictamente regulado y sometido a exhaustivos controles de seguridad y científicos…«

Hay gestos que pueden ayudarnos a disminuir el mal olor, como lavarnos regularmente con agua y jabón, algo que inhibirá el crecimiento bacteriano y por tanto contribuirá a que no haya mal olor. Igual que depilarnos las axilas, que evitará que el sudor que se adhiera al vello.

MÁS SOBRE: