Face Cupping, lo último en gimnasia facial

Jennifer Aniston o Gwyneth Paltrow ya se han apuntado a esta tendencia

anamas

Lo último en gimnasia facial se llama Face Cupping, se trata en una técnica que se realiza con un utensilio especial que succiona la piel y estimula así la circulación sanguínea, revitalizando la piel del rostro y creando un efecto lifting inmediato.

El utensilio que se utiliza para realizar la técnica guía  los nutrientes a la superficie de la piel, estimulando la circulación para así revitalizarla y refrescarla. Así se consiguen eliminar toxinas y mejorar la salud y el aspecto de la piel.

Su origen está en la antigua medicina China, concretamente en una práctica de curación que utilizaba ventosas sobre la piel para estimular los músculos creando un efecto de vacío que succionaba la piel, consiguiendo que los tejidos se oxigenaran más y mejor. Se creía que la formación de ventosas mejoraba el flujo de energía positiva en el cuerpo

Face Cupping, lo último en gimnasia facial

 

Para poder realizarla, necesitas un utensilio llamado «Face Cup» una especie de recipiente con función ventosa  que va unido a un tubo de vidrio que es el que entra en contacto  con la piel. Puedes encontrarlo en dos tamaños según la zona que vayas a tratar, si es una zona amplia como el cuello, los pómulos o la frente usa el face cup grande y si lo vas a utilizar para la zona inferior de los ojos y la parte superior e inferior de las cejas, debes usar el face cup pequeño.

Puedes hacer el tratamiento tú misma en casa siguiendo estos pasos tal y cómo recoge Mujeractual.com:

  • Limpiar en profundidad la piel del rostro
  • Separar la cara en dos con una línea imaginaria y trabajar siempre desde dentro hacia fuera.
  • Con una mano, apoyar sobre la piel la parte de vidrio lo más cerca a esa línea imaginaria, mientras con la otra mano se sujeta con uno o dos dedos la piel en la línea.
  • Apretar la ventosa de manera que succione la piel lo máximo posible y deslizar en las direcciones indicadas según las instrucciones. Sin soltar la mano, estirar la piel succionada hacia el exterior.

Entre los beneficios que vas a notar están reafirmar la piel del rostro, una piel sana y con brillo, mejorar la circulación sanguínea, menos stres, mejora de la producción de colágeno y elastina, tonificación de cara y cuello y prevención de arrugas y manchas.

 

MÁS SOBRE: