Pablo Alboran fobia a volar

La hilarante historia de Pablo Alborán con sus supersticiones

El artista se basa en señales que le 'ayuden' a ganar un Grammy Latino

Noelia Bertol
Archivado en: Pablo Alborán  •  

Hay un hecho que los fans de Pablo Alborán no perdonan, y es que el artista, tras 29 nominaciones a los Grammy Latinos, no se haya llevado a casa ni un solo gramófono.

Afortunadamente, estos reconocimientos no lo son todo y el artista malagueño se sirve de todo el cariño y el calor de su público como el mayor premio de todos. No obstante, tiene una espinita clavada y mantiene viva la ilusión de recibir un Grammy en algún momento.

Y no solo la ilusión. En su visita a El hormiguero el malagueño reconoció que pone en marcha una serie de supersticiones con las que cree que podría lograr esta hazaña. Alborán reconocía que cada edición de los premios se mueve por señales. Hace unos años este lució una camisa plateada porque creyó que la plata atraería por fin al ansiado gramófono.

pablo alborán artista nuevo disco

No hubo suerte, pero Pablo Alborán no se rindió. Una serie de acontecimientos le hicieron creer que las águilas y los halcones serían el amuleto que le haría por fin ganar un Grammy Latino en la edición de 2021, en la que contaba con cinco nominaciones. 

Así terminó Pablo Alborán obsesionado con las águilas

 

Mientras este trabajaba preparando un concierto junto a Alejandro Sanz en casa de este, un ruido en el dormitorio del artista les alarmó y acudieron a ver de qué se trataba. Cuando abrieron la puerta descubrieron a un águila en la cama.

«Me tenías que ver a mí con una fregona y con la puerta medio abierta moviendo la fregona para asustar al animal«, expresaba este narrando la situación. La lectura que hizo el de Prometo de esta experiencia es que el concierto salió de maravilla y de alguna manera relacionó ambos hechos.

Meses más tarde, Alborán volvió a cruzarse con estos animales, esta vez en su terraza. El artista creyó que algo bueno iba a pasar a nivel profesional. La teoría se alimentó cuando dirigiéndose a una reunión de trabajo en Madrid se da cuenta de que un águila planea sobre el edificio en el que ha acordado reunirse.

Sus sospechas se confirmaron cuando, en medio de la reunión, alguien de su equipo le llamó para anunciarle de que había recibido cinco nominaciones a los Grammy Latinos.

Alborán no lo podía tener más claro: el águila significaba algo bueno en su carrera. Este se obsesionó a tal nivel con este animal que terminó comprándose unos calzoncillos con un águila para el día de los premios. Lamentablemente, en esta ocasión tampoco hubo suerte.

¿Estará el artista buscando su amuleto para la próxima edición? Esperemos que en esta ocasión haya suerte, porque de talento lo cierto es que va sobrado.