vacuna

La tercera dosis de la vacuna te ha sentado fatal: te contamos por qué

Los expertos aseguran que es un buen síntoma

Nuria Serena

Fiebre, malestar, dolor de cabeza, diarrea… La tercera dosis de la vacuna te ha dejado para el arrastre. ¿Será porque me han inoculado Moderna en vez de Pfizer?, te preguntarás. No te preocupes, tenemos las respuestas y vamos a explicarte por qué parece que te ha pasado un camión por encima.

Tras la doble pauta vacunal, la población mayor de 18 años ya tiene abierta la posibilidad de acceder a la tercera dosis de refuerzo de la vacuna. La Comisión de Salud Pública también pactó acortar de seis a cinco meses el intervalo para poner el refuerzo tras la pauta completa.

Sobre la reducción del tiempo que debe pasar entre las dosis de refuerzo, Darias explicó que se ha tomado la decisión de acortar e plazo porque existen evidencias científicas de que «entre los cinco y los seis meses empieza a reducirse la efectividad de las vacunas»

Son muchos los que han comprobado que al acudir a su centro de salud, hospital o vacunódromo a administrársela, le ponían la vacuna de un laboratorio distinto a las dosis anteriores. Si llevabas Pfizer te han inyectado Moderna, lo mismo si eras de los que llevaban Astrazeneca o Janssen.

Los efectos secundarios comienzan a notarse a las horas… y te contamos por qué

La tercera dosis de la vacuna de la COVID-19 sienta peor

A las ocho horas de inocularte la vacuna puedes comenzar a sentir cierto malestar, que se manifiesta a través de una serie de reacciones adversas que, según un virólogo, son «normales y positivas»

Quizá son más generalizadas estas reacciones que con las dos anteriores dosis, tal y como señala un estudio de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades pero son similares a los provocados por las anteriores pautas de refuerzo.

Los expertos señalan que estos efectos secundarios son una circunstancia totalmente normal y positiva y que la inmunoreactividad es la que provoca que nuestro organismo reaccione de manera rápida y eficaz al fármaco ya que ya tenemos defensas previas propias gracias a la aplicación de las dos primeras dosis.

Por ese motivo, la inoculación de esta tercera dosis de la vacuna provoca que nuestro sistema inmunitario reaccione antes y de forma más aguda. Bastarán unas horas y la ingesta de paracetamol o ibuprofeno para reducir los síntomas.

Por vacunas, los efectos secundarios que se sufren son similares, aunque hay algunas diferencias:

  • Pfizer: febrícula, cefalea, cansancio y dolor en el brazo donde han puesto la vacuna
  • Moderna: dolor e hinchazón del brazo, dolor de cabeza,  náuseas, vómitos y fatiga muscular.

MÁS SOBRE: