Omar Montes

La pesadilla de Omar Montes en Qatar: «Gracias a Dios mi cara allí es más desconocida y me he podido escapar»

Estuvo en un almacén a oscuras casi tres horas

Ana Más

Después de que varios artistas se negaran a actuar en el Mundial de Qatar, por la falta de respeto del país hacía los derechos humanos, finalmente Omar Montes anunciaba que él si participaría. Aunque nunca imaginó que es que su actuación y sobre todo sus palabras a favor de la libertad sexual y el amor libre, tendría tan graves consecuencias, que incluso han dificultado su salida del país.

Algo que él mismo explicaba nada más aterrizar en Madrid, «Después de la muerte que me han dado no me apetece hablar. Me han tenido encerrado horas.Estuve en un almacén dos o tres horas a oscuras con una ansiedad que te cagas».

Omar llegaba a Madrid con dolor de cabeza y mala cara, sin embargo finalmente atendió amablemente a la prensa que le esperaba en el aeropuerto, a la que contó lo sucedido.


Omar Montes: «Lo he hecho porque me apetecía, me salía del corazón»

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de OMAR MONTES (@omarmontesofficial)


Según explicó el cantante, su contacto en Qatar,  el muchacho que les echaba una mano allí, les advirtió que era mucho mejor que no fueran inmediatamente al hotel, un consejo que Omar y sus acompañantes siguieron al pie de la letra, » Me dijo que me informaba de eso porque le había caído muy bien, que éramos buenas personas de España. Os habéis portado muy bien conmigo y no quiero que haya problemas.»

Más tarde cuando llegaron al hotel, el joven aconsejó al cantante que no subiera a su habitación y le llevó a una especie de almacén sin luz, dónde estuvo casi tres horas, algo que según explicó, le produjo muchísima ansiedad, » Me dijo que había venido personas preguntando por mí y me dijo, ¿tú confías en mí?….Hasta que no venga el transfer no te muevas de aquí porque no puedo garantizar tu bienestar. Y dije, bueno».

Respecto a su alegato a favor del amor libre Omar Montes explicaba con la naturalidad a la que nos tiene acostumbrados, tal y cómo recoge Semana, «Lo he hecho porque me apetecía, me salía del corazón, pero no me esperaba todo esto. No me esperaba el lío tan grande que ha pasado ni mucho menos. Me salió del alma, me apetecía decirlo… A mí al final me pasan las cosas por tonto, soy como Forrest Gump, que me siento en un sitio, veo que me van pasando las cosas».

 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO