Sansevieria o lengua de suegra: la planta que las influencers tienen en su casa ¡y esta es la razón!

Es perfecta para principiantes por los pocos cuidados que necesita

Ana Más

Si te encantan las plantas pero eres un desastre cuidándolas y ninguna sobrevive más de una semana en tu casa, no desesperes, hoy te hablamos de una con la que seguro no te ocurre esto. La sansevieria o lengua de suegra. Y es que no todas las plantas son iguales, ni todas requieren los mismos cuidados, la cuestión es encontrar una que no sea demasiado complicada de cuidar.

La sansevieria tiene las hojas puntiagudas y curvadas en la misma dirección y recibe también el nombre de lengua de gato, además del de lengua de suegra. Aunque lo mejor que tiene no son sus múltiples nombres sino que es muy fácil de cuidar. Tanto que solo hace falta regarla cada tres semanas.

Es muy resistente y por eso tal y como explican desde arquitecturaydiseno.com, «el Feng Shui le da propiedades de protección y buena suerte. Si quieres atraer la fortuna y el dinero a tu casa, recomienda que la pongas en la entrada, en el recibidor». Pero además  «los especialistas recomiendan ponerla en el dormitorio porque es por la noche cuando libera más oxígeno, llenando la habitación donde duermes de aire puro.»


Son muchos los rostros conocidos que disfrutan de los beneficios de la Sansevieria. Paula Echevarría es una de ellas.

 

¿Qué cuidados necesita la sansevieria?

Getty Images

Y por si todo esto fuera poco, se trata de una planta que aguanta muy bien tanto temperaturas elevadas como bajas (hasta -5 °C), aunque lo ideal es que esté entre los quince y veinte grados y tratar de evitar las corrientes de aire. En lo que se refiere a la luz, lo ideal es que esté en lugares con mucha luz.

Respecto a la manera de regarla desde elmueble.com explican que, «En invierno, solo necesita agua una o dos veces al mes, siempre dependiendo de la temperatura del ambiente interior. Debemos considerarla como una planta suculenta, de manera que solo hay que regarla cuando el sustrato esté seco. El exceso de agua puede ocasionar la pudrición del rizoma (tallo subterráneo con diversas yemas que crecen de forma horizontal emitiendo raíces y brotes herbáceos de sus nudos). No le gustan los ambientes húmedos, así que es preferible evitar la pulverización o nebulización de agua.»

Por esta razón precisamente debemos evitar colocarla en el baño, «Porque esta estancia de la casa es la más húmeda, y corres el riesgo de que las hojas se pudran, ya que es una planta que, por su naturaleza, necesita poca hidratación», tal y como explican desde arquitecturaydiseno.es.

Además no hace falta podarla, sólo quitar las hojas secas para evitar enfermedades y aplicar abono a finales de la primavera y principio del verano una vez al mes hasta que comiencen a bajar las temperaturas de nuevo en otoño.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO