Ni te imaginas que todo esto puede influir en la caída del cabello

Además de las más comunes, el tabaco, el sol y la menopausia le pasan factura

Ana Más

Son muchos los factores que favorecen la caída del cabello. Desde causas estacionales, hormonales, hereditarias, algunas enfermedades o incluso aspectos como el embarazo y el parto. Pero también hay algunos factores que influyen en una caída exagerada del mismo y que a lo mejor ni te imaginas. Te hablamos de ellos.

Aspectos como el sedentarismo pueden influir en que se nos caiga más el pelo, algo que explican así desde Hospital Capilar a ABC: «la disminución de ejercicio favorece la retención de toxinas, pudiendo llegar a aumentar la pérdida capilar y la densidad del pelo», además de tal y como explica el Doctor Alberto Sánchez, «el sedentarismo motiva diversas patologías, como la obesidad, que contribuyen a que el pelo se caiga en mayor medida y que, por tanto, se convierten en un factor de riesgo para la alopecia.»

Desde la web de Medical Institute señalan el sol como otra de las causas de la alopecia y explican que exponer el cabello de forma prolongada a los rayos ultravioletas puede hacer que este se deshidrate y se vuelva más frágil y todo ello haga que se caiga con más frecuencia.


Caída del cabello: más factores que influyen

alopecia
Getty

El tabaco es otra de las causas menos conocidas de la caída del cabello. Según explican desde Medical Institute, la nicotina afecta al crecimiento del pelo directamente y el humo del tabaco afecta tanto al envejecimiento de nuestra piel como al de nuestro cuero cabelludo y del propio pelo, causando sequedad y pérdida de brillo natural.

Desde Svenson señalan como otro factor implicado en este caso en la alopecia femenina y, más concretamente en el hecho de perder pelo en la menopausia, al descenso importante en los niveles de estrógenos que se producen durante la misma. Algo que además de ser responsable de síntomas como sofocos, insomnio o aumento de peso, produce también un deterioro general del estado del cabello que se traduce en debilitamiento de este además de menor densidad, grosor y pérdida de brillo.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO