Artículo
Una chica abre la nevera para comprobar qué alimentos tiene.

Alimentos que debes tener en la despensa si nunca sabes qué comer

Di adiós a la pereza de cocinar y prepara tus tuppers de forma sencilla y rápida

Teresa Moreno

El ajetreo y la rutina del día a día a veces nos imposibilita sacar un ratito pequeño para preparar la comida del día siguiente. Eso o que realmente priorizamos el poco tiempo que nos quede en ponernos al día con alguna serie, practicar deporte, hacer recados o simplemente, descansar. Por eso, es importante poner especial atención a todos los alimentos que comes. 

Siendo honestos el concepto tupper produce bastante bajón, pero una vez que lo aceptas no es tan terrible, ya que existe la posibilidad de comer rico sin tener que destinar grandes esfuerzos a cocinar. Para que te resulte más fácil conseguirlo, te dejamos una lista de alimentos que debes tener en tu despensa que te salvarán más de un día en la oficina. 

1.Verduras congeladas 

Si todavía no las tienes o pronto irás a rellenar tu cesta de la compra es interesante que incluyas verduras congeladas, ya que te hacen el apaño en más de una ocasión y en muchas ocasiones, no tienen apenas diferencias con la verdura fresca. 


Las puedes utilizar como guarnición o como plato principal. Antes es importante asegurarte que lo que compras no tiene una cantidad desmesurada de aditivos. Para saber qué es o no mejor, la doctora Paula Rosso aseguró a la revista Elle que las bolsas de brócoli, coles de bruselas y el mix de verduras son buenas opciones. 

2. Pescado en conserva y salmón ahumado 

Mantener la proteína a la vista si no la vas a consumir de forma inmediata acabará provocando su deterioro y que finalmente no lo puedas ingerir. Por eso, en su lugar siempre es aconsejable mantener en la despensa conservas de pescado que te ayudarán a crear todo tipo de platos fáciles y saludables muy rápidamente. 

El salmón ahumado que viene envasado al vacío también es una fantástica opción a tener en cuenta si quieres comer más pescado y a su vez, si quieres prepararte algo rápido como un sándwich, una ensalada o un poké. 

3. Legumbres en conserva 

¿Cómo combatir la pereza y no cocinar? Teniendo siempre en la despensa legumbres en conserva, que te ayudarán a ingeniar platos rápidos y saludables y a tirar de tuppers de forma sencilla. Podrás optar por preparar ensaladas frías o templadas e incluso, recetas calientes.  

Por lo que las legumbres en conserva son de esos alimentos que debes tener siempre ya que la gran ventaja es que te ahorras tener que cocerlas durante horas.  

4. Hortalizas y verduras cortadas 

¿Cuántas veces has desistido cocinar un determinado plato por el simplemente hecho de tener que cortar la verdura o la hortaliza? Seguramente muchas, sí. No se trata de comprar tomates cortados, sino de algo mucho más tedioso como las zanahorias o las granadas.  

¿Cuál es la solución? Cuando estés preparando alguno de estos ingredientes prepara un poco más de cantidad y apártala para que el día que te sientas con más desgana puedas tirar de ahí.  

5. Huevos 

Los expertos recomiendan comer entre tres y cuatro huevos al día, ya que una proteína que se puede combinar de forma sencilla y rápida con cualquier otro plato. Puedes prepararlo de diferentes formas e incluirlo en un plato de pasta, de ensalada, de salteado de verduras… 

6. Queso fresco 

El queso siempre es la solución a todos los problemas. Según cuál sea su tipología podrás combinarlo perfectamente con cualquier plato. Puedes escoger diferentes modalidades, como el queso mozzarella, el queso feta o el queso fresco.  

7. Pastas integrales  

Otro de los alimentos que no pueden faltar en este listado son la pasta y todas sus variantes, es decir, los hidratos de carbono que son ideales para complementar cualquier receta y también para recargar el músculo después de mucho esfuerzo. De hecho, apostar por la pasta integral es la mejor opción ya que es rica en fibra, vitaminas y minerales. 

8. Condimentos 

Resulta una obviedad, pero sazonar la comida puede convertir un plato aburrido en uno más apetecible. Además de utilizar los clásicos como el aceite de oliva y el vinagre con todas sus variantes, también puedes añadir otras especias como la pimienta negra, el curry, la cúrcuma, el perejil e incluso, cayena si deseas un toque más picante. 

 

MÁS SOBRE: