Miguel Bosé

Miguel Bosé rompe a llorar de emoción: Mónica Naranjo tiene toda la culpa

La pantera de Figueras interpretó una de las canciones más especiales del artista

Noelia Bertol

Mónica Naranjo y Miguel Bosé comparten mucho más que la pasión por la música. Son más que dos compañeros de profesión, son dos grandes amigos que se profesan su cariño siempre que tienen oportunidad. Aprovechando que han coincidido en Cover Night, donde ambos forman parte del jurado, la pantera de Figueras le hacía un regalo muy especial a su amigo interpretando sobre el escenario una versión muy especial de Si tú no vuelves.

Se trata de una canción muy especial para Miguel Bosé, pues en su historia hay un trasfondo en el que él se imaginó cómo se sentiría ante la muerte de su padre, la cual llegó tan solo unos años después del lanzamiento de la canción. Esto, sumado a la sensibilidad con la que ha cantado el tema Mónica Naranjo, ha hecho que el artista no haya podido evitar emocionarse.

«Grande mi amiga Naranjo, que siempre estuvo ahí en los malos tiempos. Los buenos los fabrica ella. Como este que acabamos de ver. Emoción pura. Gracias, amiga. Gracias, mi adorada Mónica Naranjo y a Cover Night por hacerlo posible«, expresaba el de Amante bandido en sus redes rescatando el emocionante momento que vivieron en televisión.


 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MIGUEL BOSÉ (@miguelbose)

Visiblemente emocionado, al terminar la actuación Bosé se levantó de su silla y fue a refugiarse en los brazos de su amiga, a la que agradeció enormemente este bonito gesto. «Te quiero muchísimo«, le expresaba Naranjo. «Y yo te amo. Estaba mi papá ahí«, le contestaba este explicando el motivo de su emoción.

La historia de Si tú no vuelves, canción de Miguel Bosé

«Si tú no vuelves se secarán todos los mares y esperaré sin ti tapiado al fondo de algún recuerdo«, comienza la canción. Si bien de primeras podríamos pensar que se trata de una historia de amor, Miguel Bosé contó hace un tiempo la verdadera historia que hay detrás del tema.

A principios de los 90 este se encontraba en México con varios socios cuando el padre de uno de ellos falleció. Fue entonces cuando Miguel Bosé se puso en la piel de este e imaginó lo que sentiría de sucederle a él lo mismo. «Entonces me imaginé lo que pasó años más tardes, cuando se fue«, contaba.

«Toda la tristeza en la que se sumió mi amigo fue absolutamente contagiosa, y yo creo que todos los que estábamos en el proyecto estábamos como esponjas, absorbimos esa tristeza«, añadía. «Era un temor que sentí prematuramente y que fue muy angustioso, porque la idea de perderlo se me hacía insoportable«, confesaba este.