pastillas ansiolíticos

El riesgo de partir los comprimidos por la mitad: en estos casos puede ser perjudicial

Boticaria García explica por qué no debemos hacerlo

Ana Más

¿Eres de los que no puedes tragarte un comprimido entero y siempre tienes que partirlo en varios trozos e incluso deshacerlo? Pues un gesto que parece tan inofensivo no lo es tanto, te contamos por qué. O más bien lo explica la farmacéutica y divulgadora Boticaria García en Instagram desde la cuenta del programa Órbita Laika. Hoy hablamos del riesgo de partir los comprimidos por la mitad.

La explicación es tan sencilla como esta: hay algunos medicamentos que vienen preparados para ser partidos por la mitad, incluso con una ranura para facilitarnos la tarea. Sin embargo, hay otros que están recubiertos por una especie de película que permite que se absorban en el estómago directamente. Si partimos el medicamento es posible que se absorba donde no debe.

Los comentarios de los seguidores no se han hecho esperar. Destacan aquellos que no se explican por qué esto no se tiene en cuenta para los pacientes con disfagia, aunque la mayoría de ellos se refieren a las dificultades que tienen para tragarse ciertos comprimidos. 


Partir los comprimidos no es tan inofensivo como parece 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Órbita Laika (@orbitalaika)

Desde la web de farmaceuticos.com explican que para estos casos hay otras opciones para facilitar la deglución como jarabes o soluciones orales además de comprimidos efervescentes o formatos en granulado. Además de comprimidos masticables, dispersables (los que se disuelven en agua) o bucodispersanbles, que son aquellos que se disgregan en la boca.

Respecto a la posibilidad de abrir o manipular las cápsulas, explican que no se debe hacer por regla general, aunque hay excepciones “como, por ejemplo, los antisecretores gástricos como omeprazol, esomeprazol o lansoprazol, que sí se pueden abrir y echar en agua o en un alimento líquido. Se tendrá la precaución de no masticar ni triturar los gránulos que contiene la cápsula y éstos se ingerirán inmediatamente o en menos de 30 minutos.” 

También insisten en la importancia de revisar la ficha técnica y el prospecto del medicamento, en el cual se recoge la información sobre la posibilidad de partir o triturar cápsulas y comprimidos. 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO