Los secadores de uñas de luz ultravioleta provocan muerte celular y mutaciones en el ADN

Un estudio apunta a que una sesión de 20 minutos conduce a entre un 20 y un 30 por ciento de muerte de las células expuestas

Ana Más

Seguramente más de una vez hayas recurrido a la manicura permanente para llevar tus manos perfectas, sin embargo hay quién opina que a largo plazo este tipo de manicura puede afectar y mucho a nuestra salud.

La voz de Galicia recoge una investigación de un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), que se ha publicado en Nature Communications,  «que han descubierto que su uso genera muerte celular y mutaciones en el ADN que pueden causar cáncer».

Este tipo de aparatos usan un espectro particular de luz ultravioleta que va de 340 a 395nm, cuyo riesgo los investigadores compararon con el de las máquinas bronceadoras «que tienen potentes filtros que emiten radiaciones ultravioletas con un espectro que puede ser incluso menor que la usada en los secadores de uñas, aproximadamente de 280 a 400 nm.»


Los peligros de los secadores de uñas para la piel

Ludmil Alexandrov, el profesor de bioingeniería y medicina celular y molecular en UC San Diego, y autor del estudio explica que estos dispositivos, «se comercializan como seguros, sin nada de qué preocuparse. Pero hasta donde sabemos, nadie ha estudiado estos dispositivos y cómo afectan a las células humanas a nivel molecular y celular hasta ahora».

Los investigadores encontraron que una sola sesión de 20 minutos conduce a entre un 20 y un 30 por ciento de muerte celular, mientras que tres exposiciones consecutivas de 20 minutos causaron la muerte entre el 65 y el 70 por ciento de las células expuestas. Para ello utilizaron queratinocitos de piel humana adulta, fibroblastos de prepucio humano y fibroblastos embrionarios de ratón.

Pero este no es el único daño que observaron, también detectaron, daños mitocondriales y en el ADN de las células restantes además de mutaciones con patrones que se pueden observar en el cáncer de piel en humanos, es decir, durante el estudio examinaron a pacientes con cánceres de piel y vieron los mismos patrones de mutaciones en sus células.

Pero los investigadores son cautos a la hora de hablar y advierten que aunque estos resultados muestran los efectos nocivos del uso repetido de estos dispositivos en las células humanas, habría que realizar  «un estudio epidemiológico a largo plazo antes de afirmar de manera concluyente que el uso de estas máquinas aumenta el riesgo de cáncer de piel», aunque los resultados dejan claro algo y es que el uso crónico de estas máquinas daña las células humanas.

Maria Zhivagui, becaria postdoctoral en el Laboratorio Alexandrov y primera autora del estudio, explica por qué decidió dejar de utilizar este tipo de máquinas, «Una vez que vi el efecto de la radiación emitida por el dispositivo de secado de esmalte en gel sobre la muerte celular y que en realidad muta las células incluso después de una sola sesión de 20 minutos, me sorprendió. Encontré que era muy alarmante y decidí dejar de usarlo».

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO