Gerard Piqué y Shakira

Shakira y Piqué: el adiós más amargo antes de su partida a Miami

La despedida se convirtió en un momento agridulce para la ya ex pareja

Nuria Serena

Las despedidas siempre son amargas pero en este caso, la acidez del adiós entre Shakira y Piqué fue corrosiva.

La colombiana ha decidido poner tierra de por medio y abandonar la ciudad que durante los últimos 10 años ha sido su casa, Barcelona, para ir a Miami, donde curará las cicatrices de una herida que afortunadamente no ha sido mortal, aunque como suele decirse «la procesión va por dentro».

Eso sí, antes de la «tocata y fuga» Shakira exorcizó sus males con cuatro dardos en forma de canción con los que expuso ante la opinión pública la infidelidad de su pareja y su despecho ante tremenda traición.


Shakira y Piqué: una despedida amarga

La letra del tema con Bizarrap fue el epitafio para una relación que hacía aguas hace tiempo y que terminó de la peor manera posible:

Perdón, ya cogí otro avión
Aquí no vuelvo, no quiero otra decepción
Tanto que te la das de campeón
Y cuando te necesitaba diste tu peor versión
Sorry, baby, hace rato
Que yo debí botar ese gato
Una loba como yo no está pa’ novato’
Una loba como yo no está pa’ tipos como tú-uh-uh-uh-uh
Pa’ tipos como tú-uh-uh-uh-uh
A ti te quedé grande y por eso estás
Con una igualita que tú-uh-uh-uh-uh
Oh-oh, oh-oh
Esto es pa’ que te mortifique’
Mastique’ y trague’, trague’ y mastique’
Yo contigo ya no regreso
Ni que me llores, ni me suplique’
Entendí que no es culpa mía que te critiquen
Yo solo hago música, perdón que te salpique
Me dejaste de vecina a la suegra
Con la prensa en la puerta y la deuda en Hacienda
Te creíste que me heriste y me volviste más dura
Las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan
Tiene nombre de persona buena
Claramente no es como suena
Tiene nombre de persona buena
Claramente

Ahora se sabe que la última conversación entre Shakira y Gerard Piqué antes de coger el avión a Miami con sus hijos
estuvo salpicada de reproches por parte de la cantante que le echó en cara que se iba porque Joan Piqué, abuelo de sus hijos, le había enviado un email recordándole que tenía que abandonar la casa familiar en dos semanas.

Dicho y hecho. La cantante hizo maletas y puso rumbo hacia su nueva residencia donde iniciar una nueva etapa lejos de la presión mediática que padece en nuestro país. El defensa del Barca podrá ver a sus hijos 10 días al mes y también tendrá la oportunidad de pasar todas las vacaciones con ellos.

De hecho, días después de instalarse, Shakira reaparecía en redes sociales para felicitar la Semana Santa a sus millones de seguidores. Bueno, exactamente ella no, si no la mascota familiar, Toby.