Tamara Falcó

Tamara Falcó, abre los ojos: el universo te está mandando señales

La Marquesa de Griñón se casará con Íñigo Onieva el próximo 8 de julio (si nada más lo impide)

Noelia Bertol

Tamara Falcó e Íñigo Onieva anunciaron el pasado mes de septiembre su compromiso, y aunque el enlace sigue adelante, son varios los obstáculos que lo han puesto en peligro. La boda parece haberse convertido en el principal objetivo de la Marquesa de Griñón a pesar de las numerosas señales que han tenido lugar en estos últimos meses y con las que el universo parece estar gritándole: ‘¡no te cases!

Todo comenzó tras el anuncio del compromiso. Tan solo unos días después la filtración de un vídeo ponía en jaque la relación de Onieva y Falcó, pues en este aparecía el empresario siéndole infiel a la hija de Isabel Preysler. Aunque en un principio lo negó, finalmente Íñigo terminó asumiendo su infidelidad y comenzó a perseguir el perdón de su chica.

Esta es la primera señal que el universo pareció mandar a Tamara Falcó para que la boda no tuviera lugar. Pero hay más porque, como sabemos, la pareja terminó reconciliándose a finales de año y manteniendo el proyecto de su enlace, que se celebrará (si nada más lo impide) el próximo 8 de julio en El Rincón, la finca de la marquesa.


 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Iñigo Onieva Molas (@ionieva)

Otras señales que Tamara Falcó parece estar obviando

En los últimos meses Tamara Falcó ha sufrido dos caídas. Una de ellas fue en San Valentín, ante todos los medios. «Había un agujero en el suelo, lo pisé y entonces caí. Estaba toda la prensa grabando», contaba en El Hormiguero, programa en el que colabora.

Si bien de este percance salió ilesa, tan solo un par de meses después sufría otra caída, esta vez en el programa de Pablo Motos, que le ocasionaba un esguince. «Venía corriendo a la tertulia y, como me gusta llevar los zapatos un poco grandes, me he caído«, expresaba entonces. Vaya, todo parecen señales. No obstante, parece que este accidente no será impedimento y la boda continuaba adelante.

Por si fuera poco, recientemente se conocía por la prensa el nuevo inconveniente de Tamara Falcó de cara a su boda. La firma Sophie et voilà, que se iba a encargar de hacerle el vestido de novia anunciaba el cese de su colaboración con la marquesa por no poder «cumplir con determinadas exigencias de la señora Falcó», quien al parecer habría instado a la firma a plagiar ciertos detalles de otros vestidos.

Y la cosa no acaba aquí, pues su ‘guerra’ con la diseñadora Saioia podría pasarle más factura, ya el chef encargado del menú de la boda, Eneko Atxa, es primo hermano de la diseñadora. Este podría demostrar su apoyo a Saioia actuando de la misma manera que ella, rompiendo sus relaciones contractuales con la marquesa.

Tamara Falcó parece la novia gafada, pero lo cierto es que está haciendo todo lo que está en su mano para encontrar alternativas y que estos inconvenientes no afecten a su enlace. Inconvenientes que parecen ser un  ‘amiga, date cuenta’ en toda regla.