Melendi Ricky Martin y Malú IA

La IA no podrá con Melendi, Malú, Estopa o Ricky Martin: Sony Music, contra el clonado de sus voces

La compañía exige la retirada de la música que esta tecnología ha creado artificialmente

Noelia Bertol

El avance y desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) es algo de lo que estamos siendo testigos actualmente. Somos nosotros los que entrenamos esta tecnología con la información y los diferentes archivos visuales y sonoros que existen. Esto está empezando a generar una guerra abierta que ha llegado hasta la industria musical.

La discográfica Sony Music ha enviado una carta a varios desarrolladores de Inteligencia Artificial, streamers y plataformas de música como YouTube y Spotify para que se retire de las mismas la música que esta tecnología ha creado a través de las voces de sus artistas.

En los últimos años nos hemos encontrado algunos ejemplos de canciones que nunca han cantado los artistas pero que la IA, utilizando sus archivos de voz, ha logrado crear de forma artificial. Ejemplo sonado fue el enfado de Bad Bunny cuando se viralizó NostalgIA, una canción con su voz en la que él nunca participó.


Bad Bunny
Bad Bunny | Getty

Sony Music abre una guerra contra la IA

Esa falta de consentimiento por parte de los artistas o sus equipos es lo que ha llevado a Sony Music a dar un paso al frente y rechazar públicamente el uso de sus productos para entrenar o desarrollar a la Inteligencia Artificial. De este modo, la compañía ha recordado a Open AI, Microsoft y Google que esta práctica está prohibida y que están dispuestos a llegar donde haga falta para defender sus intereses y los de sus artistas.

Artistas como Dani Martín, Estopa, Maluma, Shakira, Ricky Martin, India Martínez, Sabina, Malú, Melendi, La Oreja de Van Gogh, Enrique Iglesias o Carlos Rivera firman bajo este sello sus diferentes lanzamientos.

La industria de la música factura millones cada año, de los cuales muchos llegan a través del streaming. Que una tecnología sea capaz de crear canciones nuevas replicando la voz de un artista es algo que puede ocasionar un problema para el actual modelo, y sobre lo que tarde o temprano tendrá que establecerse una regulación.

Esta carta de Sony Music es un primer paso, bien para prohibir el uso de las voces de sus artistas mediante estas tecnologías, bien para buscar una «justa compensación» por el uso de estos archivos de voz. Estaremos muy pendientes a cualquiera que sea el siguiente paso en esta batalla.