Crema solar

Más allá de la marca: claves para elegir la mejor crema solar

Proteger nuestra piel es de vital importancia para evitar problemas futuros

Redacción Cadena Dial

Con la temporada de sol, playa y piscina a la vuelta de la esquina, es imprescindible elegir una crema solar adecuada, capaz de cuidar nuestra piel para conseguir que no se deteriore a lo largo del tiempo a causa de las radiaciones solares.

La gran cantidad de marcas y variedades de cremas de protección solar que existen en el mercado pueden llegar a ocasionar quebraderos de cabeza a la hora de decidirse por comprar una u otra, por lo que a continuación puedes encontrar algunos consejos que te ayudarán a tomar una de las primeras decisiones del verano.

Factor de protección

Es lo primero en lo que debemos fijarnos, y suele aparecer bajo las siglas FPS o SPF. Este factor indica el número por el que se multiplica el tiempo durante el que la crema de sol protege frente a las quemaduras solares, por lo que un factor elevado no supone más protección que uno inferior, sino más tiempo de protección. Lo recomendable es usar una crema que cuente, como mínimo, con un factor de 30, aunque se aconseja utilizar el factor 50 o superior para una protección excelente.


@xataka QUÉ SIGNIFICA que un PROTECTOR SOLAR sea FACTOR 50? ☀️ #playa #beach #summer #beachvibes #pool #piscina #aprendecontiktok ♬ sonido original – Xataka

También hay que comprobar que la crema cuente con protección para las diferentes radiaciones ultravioletas; tanto para la UVA, causante del envejecimiento dermatológico, como para la radiación UVB, responsable de las quemaduras.

La importancia de la composición

Es aconsejable huir de aquellas cremas que contengan ingredientes sospechosos como pueden ser las fragancias o los conservantes abusivos que pueden llegar a causar irritación en la piel y daños de salud mayores.

Por último, para garantizar al máximo la seguridad de la piel ante el sol y la efectividad de la crema lo más importante es aplicársela cada dos horas y también después del secado tras el baño, para conseguir que las quemaduras no debiliten la piel a lo largo del tiempo ni arruinen las ansiadas vacaciones.