El tejido que sirve para reducir hasta nueve grados la temperatura de coches y casas

Lo ha desarrollado un equipo de la Escuela Pritzker de Ingeniería Molecular (PME) de la Universidad de Chicago

Ana Más

Hoy hablamos de calor y sobre todo de formas de combatirlo especialmente pioneras. Y es que un equipo de investigadores de la Escuela Pritzker de Ingeniería Molecular (PME) de la Universidad de Chicago, en EEUU lleva años trabajando en la búsqueda de innovaciones tecnológicas para refrigerar el cuerpo, que se puedan integrar en la ropa que llevamos. Y es que el problema principal de la climatización es su alto consumo de energía y que no se puede colocar en espacios exteriores. Hoy hablamos de un tejido que permite reducir la temperatura hasta nueve grados.

En este artículo publicado en Science, los investigadores explican que «han desarrollado un nuevo tipo de tejido que se puede usar para confeccionar ropa, pero también puede usarse para revestir edificios y coches para reducir notablemente la temperatura en su interior», explican desde El Español.

De hecho en las pruebas realizadas en Arizona con un sofocante calor y un sol abrasador, el material se mantuvo 8,9 ºC más fresco que la seda, que es tan habitual en prendas veraniegas ya que refleja la mayor parte de la luz solar.


Así es el tejido que protege del calor

Calor menopausia
Getty

Sin embargo los investigadores no se conforman con aplicar este invento, del que de momento hay una patente provisional, a la ropa sino que quieren que sirva para reducir el consumo de aire acondicionado. Por eso han realizado una versión más gruesa, «protegida por una capa invisible de polietileno, para recubrir vehículos y edificios y reducir la temperatura interior sin consumir energía» explican , que además quieren que sirva de base para fabricar bolsas y cajas para el transporte de alimentos perecederos.

Y es que este tipo de tejidos refrigerantes no soluciona el problema del calor del todo en entornos urbanos, dónde además del sol hay que tener en cuenta  la elevada radiación térmica que proviene del asfalto y los edificios.

Por eso el desafío principal de estos investigadores fue diseñar un nuevo tipo de elemento textil que cubriera las dos necesidades. Chenxi Sui, miembro del equipo del PME y coautor del artículo explica que: «Hay que jugar con la ciencia de materiales para diseñar y ajustar el material, de modo que ofrezca diferentes resonancias en distintas longitudes de onda».

MÁS SOBRE: