Estilo de vida

Festival en familia, ¡menudo planazo!

16/10/2017, a las 09:44


Si piensas que las papillas y los biberones han acabado con tu vida social, estás muy equivocado. ¿Por qué resignarte a una sobredosis de dibujos animados el sábado cuando puedes soltar tu tensión semanal en un concierto? Además, tu pequeño puede ser tu mejor colega en esta aventura. Y tranquilo, ni tu niño acabará como el bebé de Resacón en Las Vegas, ni tú sin dientes o con la cara tatuada como Bradley Cooper y sus secuaces.

¿Hay algo mejor en la vida que la música y los hijos? Si aún te queda alguna duda, apunta estas ventajas de hacer planes musicales con tu clan.

 

Conciertos en familia: sácale provecho

Ya lo decía Friedrich Nietzsche: “la vida sin música sería un error”, y no tenemos intención de llevarle la contraria. El fallo se convertiría en garrafal si escuchamos a nuestro grupo preferido en directo, pero no compartimos ese entusiasmo con lo que más queremos en la vida: nuestra descendencia. Con esta experiencia conjunta obtendréis estos beneficios:

La música amansa a las fieras

Orfeo tocaba la lira para aplacar a los seres más salvajes y tú le cantas una nana a tu pequeño para que se duerma. Aunque, reconozcámoslo, tu voz se parece a la de Adele lo mismo que el sol a la lluvia. Prueba a que escuche un tema en vivo de un artista de altura y observarás cómo se entrega a la causa, lo mismo que los pequeños roedores al flautista de Hamelin. ¿Ves? Calmarlos es tan fácil como en un cuento de los Hermanos Grimm.

vía GIPHY

Ahora eres tú el que cuenta batallitas

¿Recuerdas cuánto aprendiste de aquellas historias que te relataban tus padres? Ahora el testigo lo tienes tú. Y esta vez tus niños no te llamarán “pesado” porque de la música nunca nos cansamos.

Acudir con tu hijo a un festival te ofrece la maravillosa oportunidad de hablarle de Woostock. También, de las letras de Los Beatles, del videoclip de Michael Jackson que revolucionó el universo musical o de aquella vez en la que nadie quiso ir con Janis Joplin al baile de fin de curso y terminó siendo la reina del mundo. Y es que un concierto es el vehículo perfecto para involucrar a los pequeños en tus gustos musicales y enseñarle los valores de la vida a través de las letras.

vía GIPHY

 

Las canciones fomentan la sociabilidad

Uno de los quebraderos de cabeza de los padres es que sus hijos aprendan a relacionarse. ¿Qué mejor instrumento que la música para conseguirlo? Cada vez resulta más popular acudir con los pequeños a estos eventos, con lo que encontrarás a más niños de su edad que en el parque.

Ellos siguen nuestros comportamientos, con lo que si tú fraternizas con otros padres, harán lo propio con sus iguales. Además, con música de por medio, la vergüenza es menos vergüenza. Multiplica tus amigos y ellos te imitarán.

Cómo encontrar el escenario idóneo

Ya estás convencido de que acudir con tus niños a un concierto es el mejor plan. Ahora necesitamos escoger el festival adecuado. Actualmente cuentas con un sinfín de opciones, pues los eventos están a la última y preparados para que sus futuros seguidores se curtan en la música que ofrecen y se alimenten de su filosofía. Todo para crear personas cultas y fieles adeptos que perpetúen este sentimiento de comunidad.

 

Aparcamiento de carritos, talleres, espacios para jugar, barra para bebés, microondas para los biberones, taquillas para cambiarles… Todas las facilidades que tienes en casa y con la posibilidad de disfrutar de los mejores artistas en directo. La prueba de que la música es terapéutica. ¿Puedes pedirle más a un fin de semana?

 

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana