Estilo de vida

Consejos para sobrevivir en un trabajo que odias

12/09/2018, a las 00:59

trabajadores

Uno de los males de nuestros días es la precariedad laboral. Si no tienes trabajo, mal. Y si lo tienes… puede que, en algunos casos, incluso peor. Y es que, el malestar que genera un puesto que odias puede conducir a una depresión. La solución más rápida es coger los bártulos y salir zumbando de allí.

Ahora bien, sabemos que es muy fácil decirlo. En la práctica, todo cambia. Para ti no es tan sencillo meter en una caja de cartón la foto de tus niños y la planta del escritorio, como en las películas. En primer lugar, porque ni tienes planta ni despacho. Y, por otro lado, necesitas esa nómina sí o sí.

El menor de los males

El menor de los males es seguir allí, intentando aguantar hasta que te queden fuerzas. Pero esa espera hasta que encuentres el trabajo de tus sueños se puede hacer más llevadera si sigues estos consejos que te proponemos a continuación. Y ¿quién sabe? Aplicándolos, a lo mejor se cambian las tornas y acaba por convertirse en ese puesto que siempre deseaste. ¡Apunta!

problema-trabajo

Identifica el problema

Si son tus primeros días, no saques las cosas de quicio. Adaptarte a nuevos horarios, funciones y compañeros no es tarea de una jornada. Si ya sumas varios años en la compañía, reflexiona. Acude a la raíz del problema. Es la única manera para buscarle remedio y sobrevivir. ¿Estás descontento con el trato de tus superiores o con las condiciones? ¿Crees que vales para algo más?

Habla con tu jefe

Si la respuesta a la primera de las cuestiones anteriores es positiva, ¡dirígete al despacho! Con buenas formas, ¿eh? Que a veces te pierden. Lo de «hablando se entiende la gente» también es aplicable al gerente de una empresa. Su corazoncito tendrá. Y como hasta ahora no has abierto el pico, tal vez ni supiera que estás a punto de tirar la toalla. Si es un poco comprensivo, te concederá alguna prebenda. ¡Mantén la fe!

Busca otras oportunidades en la misma empresa

Si lo que te planteas es la segunda de las opciones de las que hablábamos («valgo para algo más»), aprovecha para comentárselo a tu jefe en ese encuentro. Quizá en tu empresa tienes sitio en otro puesto que va mejor con tu carácter. Al fin y al cabo, el organigrama de un negocio no tiene por qué ser cuadriculado, ¿verdad?

Fortalece la relación con tus compañeros

Trabajar en un ambiente positivo es imprescindible para sacar adelante tu tarea. Las risas y las bromas funcionan como antídoto perfecto contra la desesperación. Sentirse protegido y en familia en estos momentos tan duros para ti resulta fundamental para hacer frente a una situación de malestar en el trabajo.

compañeros

La desconexión

Al margen de las recomendaciones anteriores, hay algo que debes grabar a fuego en tu cabeza: desconexión. Sabemos que no es fácil dejar las preocupaciones laborales donde tienen que estar, dentro de la oficina. Sin embargo, esta práctica resulta fundamental no solo para mantenerte alejado del mal humor, sino para que ni tus hijos ni tu pareja desarrollen tirria hacia ti. ¡Es que te pones insoportable!

Podría bastar así

Si consigues pasar página durante las horas en las que no estás allí, podría ser suficiente para sortear ese malestar infernal que sientes en la oficina. Y eso sin tener que acudir al resto de recomendaciones.

Así que ya sabes, si no te puedes tomar la justicia por tu mano dejando a tu jefe en la cuneta, al menos ponle un parche a tus disgustos con estas argucias que te servirán para coger aire y respirar.

desconexión

También te va a interesar:

Si aprecias estas señales, no confíes en tus compañeros de trabajo

Molestas a tus compis en el trabajo con estos actos y no te das ni cuenta. ¡Toma nota!

Webs de PRISA

cerrar ventana