Estilo de vida

Cómo volver a la rutina después de las vacaciones

18/09/2018, a las 06:01


Los fuegos artificiales que sirven como colofón a unas vacaciones de ensueño son cancelados en cuanto te sobreviene a la mente un pensamiento: «ya solo me quedan dos días de vacaciones»​. Los resoplidos y los agobios sustituyen a esa traca final. Y no solo es por verte obligado a decir adiós al mar, al heladito en la terraza y a esas fotos chulas con las que adornas tu cuenta de Instagram.

Lo peor de todo es que tendrás que volver al trabajo. ¡Si ya no te acuerdas ni de cómo funcionaba el programa informático que utilizas para tus tareas! Por no hablar de cómo dejaste la casa antes de salir con tus maletas a la playa, que parecía una leonera. A ver quién se pone ahora a ordenar esos trastos que dejaste por el medio. Para que no te caigas de la cama cuando despiertes y te enfrentes a la realidad, es necesario que tomes nota de unos consejos.

El ‘antes’ también es importante

Ya sabemos que en el instante en el que llegan tus vacaciones sientes idéntico estímulo al que recorría tu cuerpo cuando sonaba el timbre del recreo en el colegio. Pero prevenir es mejor que curar; es uno de los consejos universales que encierra más sabiduría. Así que ni el sol ni la tumbona se van a marchar por el hecho de que tardes unas horas más en visitarlos.

Tener todo preparado para tu vuelta te evita disgustos de última hora. La organización te aporta tranquilidad y manda tu estrés a la otra orilla. Ya sabes, ¿que llevas uniforme a trabajar? Lávalo y plánchalo antes de hacer la maleta para veranear. Cuando regreses y lo encuentres en la silla, dobladito, la satisfacción inundará tu cuerpo.

Las vacaciones ya son historia

Dejar listas las tareas que debes afrontar el primer día de vuelta a la realidad te ayudará a ir entrando en tu rutina con calma y sin sobresaltos. Así, el segundo día de retorno estarás preparado para lidiar con muchas más obligaciones, aceptando que las vacaciones ya son historia.

Pasito a pasito

La adaptación a tu vida habitual debe efectuarse de manera progresiva. Ve añadiendo actividades por orden de importancia y tómate los descansos necesarios para mimar tu mente. Es decir, no asumas más labores de las que puedes afrontar y sigue potenciando tus aficiones. El bienestar es una de las claves para conseguir lo que te propones. Así que ¡no abandones tu tapa de las doce!

Nuevas pretensiones

Por otro lado, comienzas un nuevo curso, con lo que resultaría interesante que te propusieras otros retos. Un nuevo proyecto ayudará a entusiasmarte lo necesario para olvidar tus vacaciones. Esa ilusión permitirá que te concentres en lo que está por venir y no en lo anterior.

¿Y qué pasa con la dieta?

Estas nuevas pretensiones tienen también que ver con tu alimentación. En vacaciones cometes más de un exceso. Vamos, que los dos helados de chocolate, el refresco hizperazucarado y la hamburguesa con patatas fritas suponían la base de tus almuerzos. El daño ya está hecho, así que no vale la pena atormentarse.

Para sentirte ligero de nuevo y emprender esos  retos con fuerza, comienza por retomar la comida saludable con frutas digestivas en el desayuno. Por ejemplo, la papaya o la piña. No te olvides de hacer un poco de ejercicio y de beber dos litros de agua al día. Tu corazón se relajará y la ansiedad brillará por su ausencia.

Ahora ya sabes cómo aminorar los fatales síntomas del síndrome posvacacional. Feliz vuelta a la realidad.

También te va a interesar:

¿Se puede ser más productivo escuchando música en el trabajo?

Las canciones que NO debes escuchar si quieres superar la vuelta al trabajo

 

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana