Estilo de vida

Si tu madre es pesada, triunfarás más

23/08/2018, a las 00:32

Si no te bebías el zumo a la velocidad de la luz, se esfumaban las vitaminas. Ellas se iban y tú te quedabas allí, castigado sin ver la tele. No salías a jugar hasta que no terminaras los deberes y para ti no había salchichas si dejabas una pizca de coliflor en el plato. ¿Te has reconocido en esta descripción? Entonces sí, tú también tuviste una madre pesada en tu niñez.

La persona que más te quiere en el mundo se pasaba tres pueblos contigo, te provocó más de un berrinche ¡e incluso hizo que quisieras emanciparte a los ocho años! Pero la vida no da puntadas sin hilo. Cada resoplido cuando aún no levantabas un palmo del suelo era una lección. Ya puedes correr a los brazos de mamá como entonces; esta vez para agradecerle tu éxito actual o el venidero. Y es que, según la ciencia, todo aquel que tuviera una progenitora cansina de pequeño será un triunfador.

¿Madre pesada? Hijo exitoso

Si el grado de machaconería con una dosis de mala baba es directamente proporcional a la futura gloria, ¡ganaré un Óscar, como Penélope Cruz o Javier Bardem! Seguramente, se te esté pasando por la cabeza algo parecido. Oye, nunca se sabe, cosas más raras se han visto. ¿Ves? Esta frase siempre ha sido muy de tu parienta. ¡Si es que está en todas las salsas! Siempre en medio, como los jueves.

Ahora el que presume eres tú

El caso es que ya puedes flagelarte por aquella vez que deseaste cambiar de familia. Eres la persona más privilegiada del mundo por haber sido criado en un ambiente estricto. Ahora verás con otros ojos esa imagen de tu madre con la bata y los rulos, soltando improperios por la boca porque te rompiste el uniforme al caerte de la bici. Pensabas que nunca llegaría este momento, pero por fin tu mamá mola más que las de tus amigos. Muy enrolladas, sí, ¿pero acaso han criado hijos exitosos consintiéndoles todo?

Las pruebas de la ciencia

Todo esto que te contamos se sustenta en una investigación de una prestigiosa universidad. El objeto de estudio fueron 15 500 niñas, a las que se observó desde los doce o trece años, la edad que tenían cuando se inició el proyecto.

No solo eran coetáneas. Otro de sus puntos en común era tener a madres sobreprotectoras y más insistentes que aquel chico que quería salir contigo a toda costa en el colegio.

Una investigación con miga

El análisis se prolongó hasta que las voluntarias alcanzaron la edad adulta. Es decir, algo más de un lustro. ¿Y dónde están ahora esas dulces muchachitas? La mayoría se labró un futuro prometedor. Muchas de ellas se matricularon en la universidad y se licenciaron con notas sobresalientes.

Ahora disfrutan de sueldos elevados y de una vida acomodada. También hay que señalar que muy pocas se quedaron embarazadas en su adolescencia, al menos de manera no deseada. Esas niñas cuyas progenitoras eran todo menos permisivas se convirtieron en adultas responsables, alejadas del conflicto ¡y en auténticas lumbreras!

Por eso, si no recuerdas ver a tu madre callada en tu niñez, has de saber que quizá te estaba haciendo un favor resultando tan cargante. ¿Por qué crees que has triunfado en la vida? Medítalo y cuando vayas a verla a su casa y tengas que soportar ese carácter que gasta, tómatelo de otra manera. ¡Ha criado a un hijo exitoso!

 

También te va a interesar:

¿Publicas fotos de tus hijos? Esta es la multa a la que te expones

¡Peligro! No permitas que tus hijos tengan estas aplicaciones

Webs de PRISA

cerrar ventana