Noticia

Beatriz Luengo nos habla de su versión de Hawái: «Me preocupa que las mujeres asumamos roles equivocados»

06/10/2020, a las 18:09

Beatriz Luengo canta


Beatriz Luengo está en boca de todos por su versión de Hawái, el éxito de Maluma al que le ha dado una vuelta de tuerca, transformándolo en la respuesta de una mujer.

El vídeo cosecha más de 20 millones de reproducciones en Instagram, donde esta lo ha compartido y, aunque en el resultado final la aceptación por parte de sus seguidores ha sido mayoritariamente positiva, la artista tuvo que atravesar un momento nada agradable. Nos lo cuenta en una entrevista única con Cadena Dial. ¡Ya la puedes ver! 


Cuando la artista madrileña compartió un pedazo al piano de su respuesta a Hawái intentando continuar con la idea que ella misma había tenido hace 3 o 4 años cuando realizó una versión mujer de un tema de Nicky Jam y que una chica a la que seguía había llevado a cabo con el tema de Maluma, algunos usuarios comenzaron a avasallarla con críticas.

Era una manera de apoyar la iniciativa que había tenido esta chica y, sin embargo, «se me volvió en contra total, empezaron a insultarme desde su entorno», nos ha confesado Beatriz Luengo en una entrevista con Cadena Dial. «Fue una sensación muy fea que jamás he tenido, por lo que hice desaparecer el vídeo«, añadía.

Al parecer, la joven no se lo tomó como ella esperaba, por lo que borró el vídeo de su cuenta. Pero más tarde Beatriz Luengo se toparía con un estudio que le haría recuperar el rumbo de esta iniciativa. Este aseguraba que un alto porcentaje de la población había sufrido acoso cibernético, un tema que Maluma trata en la canción.

Fue por eso por lo que volvió a ponerse manos a la obra, trabajar en la letra desde este enfoque y, con permiso de la productora, la compañía y Maluma, realizó la versión que hoy todos conocemos y que a tantos oídos ha llegado.

beatriz luengo cantante artista lección hijo racismo

Una lucha desde las entrañas

 

Una versión que, si bien denuncia este control cibernético, también trata de poner sobre la mesa el tema de los roles de géneros instalados en el imaginario colectivo, por el que una mujer es tratada muchas veces en la música urbana como un objeto.

«Eso es lo que me preocupa en la sociedad, que las mujeres asumamos roles como algo normal y que crezcamos en unos roles equivocados en un lugar que no nos pertenece. Para mí eso es dañino«, nos confesaba la artista preocupada.

Es por eso por lo que Beatriz Luengo lleva años embarcada en esta lucha de acabar con los clichés que persiguen a las mujeres. Una lucha que piensa llevar desde dentro, desde las entrañas de la música que utiliza este lenguaje machista.

«Hay que hackear el sistema, si no entramos en las vías de comunicación que están todo el rato haciendo un cliché de roles y lenguajes repetitivos nos estamos dividiendo, y esto no se trata de bandas, sino de debate«, afirma la intérprete de Caprichosa.

Al mismo tiempo nos destaca que reggaetón y machismo no van de la mano, y que se puede hacer música urbana de calidad, con mensajes que inciten a tener una relación, pero sin caer en los roles de género que hay establecidos y en los que una mujer es sumisa y está subordinada al hombre, el cual tiene éxito con estas cuanto más poder y dinero tiene. Romper esto es la lucha de la artista y hará todo lo que esté en su mano para conseguirlo. 

Una colaboración que ha sembrado el debate

 

Precisamente por su intención de cambiar las cosas desde dentro, desde la raíz, su chico Yotuel y ella han contado con Omar Montes para su próximo lanzamiento, Rebelde. Una colaboración que la ha vuelto a poner en el foco de la polémica.

Algunos se preguntan: si critica el mensaje que lanzan este tipo de artistas, ¿por qué colabora con ellos? Básicamente para demostrarles que hay otra manera de hacer las cosas y que también funciona. Tan bueno ha sido el resultado con Omar Montes que este le ha prometido que, de ser un éxito el tema, cambiará la manera de lanzar su mensaje en futuras canciones. 

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana