Comer sano

La manera en la que cocinas influye en tu intención de perder peso, ¡mira!

anamas

Si en la lista de propósitos de año nuevo has incluido uno que has llamado comer sano, perder peso o ambos, te damos algunas formas de cocinar que no añaden nada de grasa a tus platos.

Lo primero que debes hacer es fijarte en la cesta de la compra, eso es esencial, pero mucho más lo es la forma en que los cocinas.

Son muchas las maneras de cocinar que asocias a dietas y no por ello han de ser sosas o aburridas si las utilizas bien.

Comenzamos por la más conocida, la plancha. Si la sabes usar puedes cocinar platos sabrosos y muy sanos pero también puedes obtener un resultado desastroso si la usas mal y conseguir un puñado de comida reseca y quemada.

Pescado en papillote

Si quieres conseguir alimentos muy jugosos y pocas calorías pásate al papillote. Consiste en envolver los alimentos (verduras y pescados) en papel de estraza o de aluminio, meterlos al horno y dejar que se cocinen en su propio jugo, por lo que el aporte de grasa es cero.

Otra manera de cocinar sano es  el wok, que toma su nombre de la propia sartén que utilizamos para cocinar (alta y abombada). Es un método muy rápido y que no aporta casi grasa a los alimentos que además conservan el sabor y la textura intactos.

Microondas

Aunque sólo lo uses para calentarte el café y descongelar alimentos, si lo sabes usar el microondas es otra manera de cocinar sano.

Otra forma maravillosa de cocinar sin grasa es cocinar al vapor, bien empleada, con ayuda de buenísimas vaporeras que hay en el mercado nos da la posibilidad de cocinar sin grasa y manteniendo todo el sabor y los nutrientes de los alimentos.

Y por supuesto si todavía no lo haces, empieza a sacarle partido a tu horno, verduras, pescados y carnes asados al horno es otra muy buena opción para comer sano y sin apenas grasa.

Especias y tiempos de cocción

Especias

En cualquiera de estas opciones las especias son grandes aliadas, pimienta, perejil, comino y un montón de especias y hierbas aromáticas más son capaces de aportar sabor a tus recetas sanas, permitiéndote así además limitar el uso de sal.

Es importante para que los alimentos conserven todo su sabor, prestar atención a los tiempos de cocción. Sobre todo en el caso de las verduras que con mucha frecuencia cocemos de más. Por ejemplo, el sabor de unas judías verdes o una coliflor al dente no tiene nada que ver si las cocemos demasiado.

Grasas si, pero saludables

Aceite

Cocinar los alimentos de forma saludable no significa prescindir totalmente de las grasas.

Eso si debes tomar grasas buenas como el aceite de oliva, muy interesante desde el punto de vista nutricional.

No hagas pruebas con otro tipo de grasas como el aceite de coco tan de moda en determinados foros y de cuyas buenas propiedades no hay evidencia científica.